10 de agosto de 2017

LA MINA DE URANIO TERMINA EN UN CEMENTERIO NUCLEAR QUE LOS RESPONSABLES NO ESTARÁN PARA RESPONDER DE ELLO.

Mina de uranio y cementerio nuclear en RETORTILLO
José Luis Sánchez-Tosal Pérez
 
Todo lo que actúa en el proceso de creación de la energía nuclear está dentro de una cadena de la cual los procesos de los últimos eslabones están sin resolver en cuanto a su peligrosidad, y nada en esta cadena es un hecho aislado que no tenga intervención en la suma de los resultados, dicho de otra manera, una mina de uranio forma parte de la cadena que termina en los cementerios nucleares donde se guardan esos residuos que son bombas retardadas y a los que esconden pensando que ya no estarán para responder personalmente de ellos. Estos han salido de los reactores nucleares que son una máquina tan enormemente grande como peligrosamente inestable cualquiera que sea su tecnología adoptada y la profesionalidad de los que deben manejarla. Se dice que estos cementerios son seguros, puede, pero no exentos de fallar, como prueba está la central de Chernobil que dicen fue causa de una dejadez impropia de los países avanzados, pero lo cierto es que después sucedió Fukushima, en el nada menos aventajado país de Japón, y en cuanto a cementerios nucleares ha sido en Alemania donde tuvieron problemas con ellos, por tanto estamos ante un peligro tan cierto como su falta de reconocimiento, y todo ello para que en el 2030 el mundo sólo obtenga de esta energía el 6 % de la producción mundial, a todo esto hay que añadirle su necesidad cierta para las armas nucleares, con lo que después Hirosima y Nagasaki todos sabemos lo que conlleva, y que sus consecuencias no son sólo sobre los que vivían sino aun los que nacen ahora.
 
 
 
En cuanto a este eslabón que es una mina, por sí misma tiene sus propios peligros, por ejemplo la de Retortillo no es lo mismo que el uranio esté en la tierra que sea removido a la hora de la incidencia de cánceres en la zona, no es igual para la atmósfera ni para sus aguas las cuales tendrán que absorber la basura nuclear que se produce durante el proceso. Esto afectará a todo, directamente también a su economía tanto agrícola y ganadera como turística, caso del Balneario que mantiene desde hace muchos años puestos de trabajo fijos que ahora están en riesgo, en cuanto a los beneficios que proporcionará no dejan de señalarnos los puestos de trabajo, los cuales en una mina de altas tecnologías serán también puestos altamente cualificados, y por tanto no existentes entre las personas de la zona, y los cuales están abocados a no vivir en ella, y todo esto, según su propia memoria de actuación, no durará más de quince años, diez para la extracción de mineral y cinco repartidos entre la apertura y el cierre, por cierto para cuyo sellado de la mina no hay dedicada más que una partida, según su propia memoria, de un millón y pico de euros, cosa que nos tiene que llevar a preguntarnos en que va a consistir tal sellado, puesto que en la de Sahelices se llevan ya gastados más de cien millones de euros para la misma tarea aún no concluida. A todo esto a la zona habrá que añadirle los peligros de todo transporte nuclear que serán continuos en la zona.
 
 
 
Resumiendo, que son mucho más los posibles perjuicios y de una duración indefinida, para sólo unos años de creación de puestos de trabajo de los cuales es más que dudoso que pertenezcan a oriundos fuera del proceso de apertura y cierre donde están todos los riesgos del trabajo en la mina nuclear, pero por las razones que sean se hacen leyes para hacer posible su apertura, mientras calla la Universidad sobre este debate abierto en la sociedad salmantina, cuando no dando los medios vía publicidad del agrandamiento de sus beneficios ¿sociales o particulares? Mientras poco o nada se dice de sus peligrosísimos y duraderos daños tanto del conjunto de la cadena como de este eslabón que es la mina que conlleva otros iguales y multiplicados males a medida que la cadena se estira hacia sus últimos eslabones sin que para nada tengamos resueltos la peligrosidad finales de estos.

http://www.ciudadrodrigo.net/2017/08/07/la-mina-de-retortillo-parte-de-un-todo-por-jose-luis-sanchez-tosal-perez/

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El veraz y grandioso articulo recuerda la sentencia de Einstein: "La fisión del átomo lo ha transformado todo excepto nuestro modo de pensar, por eso nos encaminamos a una catástre sin igual".
Hace unos días hablando con tecnócratas, directivos de Iberdrola, determinantemente comprometida con el proyecto de la mina, pude verificar que se cumple la sentencia: Técnicos eficientes; pero su modo de pensar no pasa de elemental. Ni ciencia rigurosa, ni el pensamiento relacional necesario para encauzar una tecnología, cuyo efecto será la devastación.

Anónimo dijo...

Einstien tambien predijo viajes en el tiempo q pena no poder llevarse unos cuantos a la edad de piedra donde vivirian felizes sin minas sin ruidos sin enerjia nuclear sin humos de escapes solo les molestarian los malbados cazadores

Anónimo dijo...

Oponerse a la mina de uranio a cielo abierto,no equivale al deseo de volver a la Edad de Piedra, sino exigir que la avanzadísima tecnología no se convierta en máquina de matar, como ha sucedido con la tecnología en las guerras del siglo pasado, ciertamente con otros instrumentos y artilugios que se aplicarán en la explotación de la mina.

Anónimo dijo...


Y Einstein, tras comprobar los los resultados de la fisión nuclear del uranio y la masacre de la bomba atómica en Hiroshima y Nagasaki, se volvió pacifista.

Entonces dijo: "La Cuarta Guerra Mundial será con piedras y palos".