29 de abril de 2017

AÑORANZAS DE RETORTILLO.

Añoranzas de Retortillo


La belleza de un antiguo molino sobre el río Yeltes a escasos metros de la proyectada mina.

Fue un auténtico déjà vu el que sentí al bajar las escaleras del Balneario de Retortillo. Volví a tener siete u ocho años, esos eran, más o menos los que debía de contar cuando íbamos con mi abuelo Juan, que pasaba dos semanas aquí tomando las aguas.
 
Esa parte, la del chorro, está igual que la recordaba, por eso ese golpe de nostalgia que me removió. No fue el único que me sobrecogió. Recibí un puñetazo en la boca del estómago al pasear por los aledaños del balneario. Recordaba un bosque virgen de encinas, donde pastaban casi libres las vacas y los cerdos. Lo que me encontré fue como un erial, con los troncos de encinas centenarias derrotados y descuartizados en el suelo y la candela secándose al sol.
 
Encina centenaria arrancada y troceada en una parcela de Retortillo.
 
Di media vuelta y quise ahogar mi imagen en el Yeltes. El agua cantaría iba riéndose por el río, que diría Lorca. Peñas de granito milenarias que guardan historias de incipientes y precoces noviazgos, de trampolines ‘olímpicos’, de zambullidas y de orgullo pueril. Pero, también sus aguas, mansas en algunos tramos y bravas en otros, son las elegidas por la sarda, un pez que solo se siente bien en la Cuenca del Duero. Y también refrescan aquí sus gargantas la cigüeña negra, el milano real, la nutria y dos especies de galápagos.
 
La belleza natural del río Yeltes a su paso por el término municipal de Retortillo.
 
Antes de los romanos seguro que hubo pueblos habitando estos parajes, pero no dejaron su huella como los latinos. Impresiona pisar el puente de servicio por esas grandes y robustas losas de granito, seguro que no fueron muy lejos a buscarlas, puesto que ambas márgenes están escoltadas por inmensas piedras.
 
Me comentan de vuelta al balneario que van a construir una mina de uranio y que necesita verter en el Yeltes. En concreto, en nueve puntos, uno de ellos a dos kilómetros de Villavieja de Yeltes, justo dos kilómetros por encima de donde tienen una toma de agua potable. Pregunto que cómo es posible y la respuesta es que se preguntó en Ciudad Rodrigo por las tomas de agua, al ser Retortillo un municipio de su comarca, pero es que aguas abajo, Villavieja de Yeltes, sí que se surte de este agua, pero es un pueblo de la comarca de Vitigudino. ¡Vaya descontrol y despropósito! Pienso para mí.
 
Lo que se percibe es que la mina tiene a Retortillo dividido, me comentan que Villavieja está a una, como Fuente Ovejuna, en contra. Los partidarios ven un futuro para los próximos nueve años, que son inicialmente lo que está proyectado. Y los detractores, advierten que unas 2.000 encinas han desaparecido y con voz mesurada se preguntan: “¿quién va a comprar los terneros que críe en una finca al lado de una mina de uranio, la única a cielo abierto de Europa?”
 
Cerdos ibéricos en una finca de encinas de Retortillo.
 
Son los daños colaterales del progreso, esos que hacen que dentro de unos años ni las casas, ni las fincas, ni el gran valor ecológico que tiene ahora esta zona del sur oeste de la provincia de Salamanca, valga un real, que diría mi abuelo Juan.
 
Analizo los pros y los contras. A favor: la creación de empleo para los 9 años de vida del proyecto. Trabajo no cualificado, por lo que solo será un 10% de la plantilla la que se surta de estos pueblos, que por otra parte, son eminentemente viejos, a no ser que haya ingenieros, entonces he de silenciarme. Y, los impuestos que abone la compañía al Ayuntamiento. En contra: afección a la salud, al turismo, al medio ambiente, a la ganadería de siempre y residuos radiactivos por siglos, entre otras ‘exquisiteces’ contaminantes. “Es una pena lo que están preparando”, oigo decir a uno de los huéspedes del balneario mientras pasea.
 
Y pienso… ¿Qué opinará Portugal?

Por: Elvira Zato. http://www.lacronicadesalamanca.com/165411-anoranzas-de-retortillo/#prettyPhoto

28 de abril de 2017

PODEMOS CUESTIONA LEGALIDAD Y PIDE INVESTIGACIÓN A LA COMISIÓN EUROPEA DE LA MINA DE URANIO DE BERKELEY EN RETORTILLO

Podemos lleva a Europa la legalidad de la mina de Retortillo
 
Xavier Benito, Eurodiputado (centro) junto a Isabel Muñoz, Procuradora JCYL y López Uralde , Diputado Nacional. En una reciente visita que realizaron a Retortillo para conocer sobre el terreno los trabajos de Berkeley y hablar con alcaldes y ciudadanos de la zona. (imagen en el Balneario de Reortillo) 

El eurodiputado de Podemos Xabier Benito ha presentado dos preguntas escritas a la Comisión Europea (CE) en la que cuestiona la legalidad de la mina de uranio a cielo abierto de Retortillo, en Salamanca, y le reclama a esta institución europea que investigue si la mina cumple con la normativa europea de protección de la salud pública, como las directivas 2011/92/UE y la 92/43/CEE o el artículo 37 del Tratado Euratom.
 
Por un lado, en la primera de las preguntas remitida a la CE, Benito critica que dicha declaración de impacto ambiental “no menciona la repercusión de este proyecto en la salud de las personas que viven en el entorno de la mina y la planta de tratamiento de uranio”, como establece que debe hacerse la directiva 2011/92/UE de evaluación de impactos medioambientales.
 
Asimismo, el eurodiputado de Podemos alerta de que la Confederación Hidrográfica del Duero ha autorizado vertidos procedentes de esta mina al río Yeltes, cuyos efectos sobre la salud tampoco han sido evaluados.
 
En cuanto a la segunda pregunta, denuncia que se trata “de la única mina a cielo abierto de uranio de Europa” y alerta de que el proyecto de construcción de la misma, que ha comenzado, afecta a una zona “protegida como parte de la Red Natura 2000” de la UE.

 Benito: “Una mina peligrosa y con total impunidad”
 
Algunos de los integrantes que acompañaron al Eurodiputado Xavier Benito, posan con él en los jardines de Baños de Retortillo.
 
Asimismo, en esta cuestión escrita remitida a la CE Benito critica que “en la declaración de impacto ambiental emitida por la Junta de Castilla y León los residuos generados en la planta de beneficio de mineral no se consideran radiactivos sino materiales radiactivos naturales”.
 
Tras su visita a la zona la semana pasada y tras mantener reuniones con representantes de los agricultores y ganaderos así como con alcaldes de la zona, Xabier Benito como el secretario general de Podemos Salamanca, Ignacio Paredero, han diseñado un plan de acción ante las instituciones españolas y europeas para denunciar el riesgo al que se está sometiendo a la población de esta zona de la provincia de Salamanca.
 
“Estas dos preguntas parlamentarias ante la Comisión Europea exponen las dudas y riesgos que la gente de la zona nos han transmitido”, asegura Paredero.
“Esta mina es un peligro para la salud de la población y para la salud de la economía de la zona, que quedará devastada tras el paso de la minería”, señala, por su parte, Benito.
 
“Es un hecho que la empresa Berkeley, que está ejecutando las obras de la mina, está actuando con total impunidad saltándose la legislación, los intereses de la gente y actuando como si los terrenos de la mina fuesen su feudo: está mina va en contra de la ley y de los intereses de la región entera”, añade Benito.
 
Un instante de la reunión mantenida en dependencias del Balneario donde podemos observar a los alcalde de Boada y Villavieja de Yeltes, al Concejal del Ayuntamiento de Salamanca Gabriel Risco , al secretario de Stop Uranio José Ramón Barrueco y al letrado de Ecologistas en Acción Manuel Serrano, entre otros.
 
Del mismo modo, Paredero reclama “a la Comisión Europea que salga de su burbuja y atienda el miedo que existe en Salamanca ante una mina de uranio radiactivo que pondrá en riesgo nuestra salud, la de nuestros hijos y nuestra ganadería extensiva”.
 
“La Unión Europea”, concluye Paredero, “no puede ignorar desde Bruselas a la ciudadanía, porque si lo hace es que no sirve para lo que fue creada”.
 

27 de abril de 2017

ALCALDES DEL PARTIDO POPULAR DICEN "NO" A LA MINA DE URANIO

Alcaldes del PP de la comarca de Vitigudino dicen “no” a la mina de uranio.
 
Alcaldes en Peralejos de Abajo, junto a STOP URANIO

La noticia que acabamos de publicar Salamanca News sobre la bendición que materializará en Vitigudino dentro de unas pocas horas, a las 20:00 horas, el PSOE al acuerdo de colaboración con la empresa Berkeley que está impulsando la mina de uranio en el Campo Charro ya está teniendo las primeras reacciones.
 
El alcalde del Partido Popular de Ahigal de los Aceiteros, Óscar Sánchez, acaba de ponerse en contacto con Salamanca News para denunciar que le parece “vergonzoso” el apoyo del alcalde de Vitigudino, Germán Vicente, y del resto de los ediles socialistas del Ayuntamiento de Vitigudino a un “proyecto de estas características“.
 
No veo ni medio normal, ni me parece lógico, que mezclemos la política con empresas privadas. Cada uno tiene que luchar por lo que quiere y no debemos apoyar como partidos políticos a una empresa que lo que quiere es explotar esta zona sin importar las personas que vivimos en el entorno. Puede llegar a entender que puede dar trabajo a la zona pero eso siempre es temporal mientras que el daño que pueden ocasionar será de por vida. Yo como persona jamás apoyaría una empresa de esas características porque a la larga se vuelve en tu contra“.
 
Son las palabras, sin filtros, que nos acaba de transmitir el regidor de Ahigal de los Aceiteros, un alcalde que hasta ahora venía expresando su postura crítica sobre la mina de uranio del Campo Charro a través de las redes sociales pero que ahora no ha tenido tampoco ningún inconveniente en oficializar, digamos, su posición al respecto como alcalde, una posición que se suma también a la que nos han hecho llegar, entre otros, el regidor de Peralejos de Abajo, Alfonso Castilla.
 
 

EN ESPERA DE LA SENTENCIA SOBRE LA PARALIZACIÓN DEFINITIVA DE LA TALA DE ENCINAS EN RETORTILLO

CYL-MINA URANIO

Jueza decidirá en días sobre la tala en Retortillo tras escuchar a las partes

 
Salamanca, 26 abr (EFE).- La titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número dos de Salamanca se ha dado hoy un plazo de dos días para concretar si paraliza la tala de encinas iniciada en el término municipal de Retortillo (Salamanca) para la futura construcción de una mina de uranio a cielo abierto.
 
Según han confirmado a Efe fuentes judiciales, la vista celebrada hoy ha servido para que las partes, Berkeley como empresa explotadora de la mina; Ayuntamiento de Retortillo; Junta de Castilla y León y Plataforma ciudadana Stop Uranio; expusieran los argumentos a favor y en contra de la tala de encinas.
 
Una vez que se han conocido los argumentos de las partes, la jueza se ha dado de plazo dos días para notificar una nueva resolución, que se conocerá el viernes o el martes, al coincidir con el puente festivo del Primero de Mayo.
 
De forma cautelar, la pasada semana este Juzgado había acordado "la paralización inmediata de la tala, corta, arrancamiento y desmonte" de encinas como labores preparatorias "del proyecto minero".
 
Durante la comparecencia de los servicios jurídicos de Berkeley, según las mismas fuentes jurídicas, se ha argumentando que la tala de árboles "está autorizada dentro de la Declaración de Impacto Ambiental" que se aprobó para el inicio de las obras.
 
La empresa australiana ha recordado que la Junta de Castilla y León había confirmado que "no requiere autorización adicional ni tampoco licencia urbanística al no encontrarse en terreno urbano ni urbanizable".
 
Las mismas fuentes jurídicas han explicado que el abogado que ha asistido a la vista por parte de Berkeley ha cuantificado el coste que supone la paralización de la tala de encinas: 21.000 euros por cada día que no se puede trabajar.
 
Por su parte, la Plataforma Stop Uranio ha insistido en el Juzgado Contencioso-Administrativo número dos de Salamanca que no es una tala de encinas, sino un desmonte, en el que se allana el terreno para convertirlo en una balsa previa a la construcción de la mina de uranio, según han concretado fuentes jurídicas consultadas por Efe.
 
El argumento utilizado por el Ayuntamiento de Retortillo es de desconocimiento de los motivos de la tala de árboles, ya que la responsabilidad final es de la Junta de Castilla y León, han añadido estas fuentes.
 
Una vez que las partes han manifestado sus argumentos, la jueza se ha dado un plazo de dos días para determinar si continúa con la paralización de la tala de encinas, por lo que el viernes podría notificarse un nuevo auto judicial.EFE

26 de abril de 2017

LA "FIEBRE" EL URANIO EN RETORTILLO (SALAMANCA), EN MANOS DEL JUEZ.

MEDIO AMBIENTE
Construcción de una mina de uranio en Retortillo

La 'fiebre' del uranio en Salamanca, en manos del juez

Los vecinos denuncian la tala de encinas centenarias para acometer el proyecto
 
La empresa minera asegura que cumplen con todas las normas y que el impacto ambiental será mínimo
 
 
 
Las encinas centenarias de las dehesas de Retortillo han soportado el frío de la Castilla profunda durante décadas y han visto crecer a varias generaciones de vecinos a lo largo de su vida. Ahora, muchas están siendo arrancadas, y otras lo serán en los próximos meses, para dejar espacio a la excavación de una mina de uranio. "Las encinas están siendo taladas sin ningún escrúpulo", lamenta Lorenzo Calderón, vecino y ex alcalde del pueblo.
 
La tala se debe al interés mostrado por la empresa Berkeley Minera España S.A., filial de la compañía australiana Berkeley Resources, por una de las dehesas situada entre este pueblo y su vecino, Villavieja de Yeltes, bajo la cual se encuentra un yacimiento de uranio, un mineral radiactivo, que la empresa quiere explotar.
 
Precisamente esta semana, el juzgado de lo contencioso-administrativo número 2 de Salamanca ha ordenado de forma cautelar "la paralización inmediata de la tala, corta, arrancamiento y/o desmonte de encinas que la empresa Berkeley Minera de España S.L. está realizando en el término municipal de Retortillo", según señala el auto al que ha tenido acceso EL MUNDO.
 
Desde Stop Uranio alegan que la obra para la creación de la mina "está acabando con un bosque de encinas centenarias" a un ritmo de unas "20 o 25 encinas diarias, con el consiguiente daño irreversible que ello conlleva de no ser autorizado el proyecto minero", continúa el auto.
 
La mina que planean construir, superficial y a cielo abierto, estaría situada a menos de tres kilómetros de distancia del pueblo y sería la mayor de Europa. La superficie autorizada para el proyecto es de unas 2.500 hectáreas, aunque la mina ocuparía 230, similar a unos 230 campos de fútbol. En concreto, este proyecto minero consta de dos partes, por un lado la excavación de la mina en sí y, por otro, la creación de una planta de concentrado de uranio, para enriquecerlo y que pueda ser empleado como combustible para centrales nucleares.
 
Pero más allá del daño que la minería de uranio implica en la fauna o la flora, también tiene impacto en la salud pública puesto que genera residuos radiactivos. Eduardo Rodríguez Farré, médico, profesor de investigación en el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona y miembro del comité científico sobre los nuevos riesgos para la salud de la Comisión Europea, aclara que cuando el uranio se trata "siempre queda una diseminación de radioactividad tanto para los trabajadores como para el ambiente y la gente que vive cerca o que está expuesta." De forma que la cercanía del pueblo (a tan sólo tres kilómetros) influye. "Las partículas pequeñas de uranio en contacto con el aire forman un aerosol que al ser inhalado se acumula en el pulmón y puede determinar problemas graves a largo plazo", señala.

Preocupación ambiental

Los vecinos de la zona y ecologistas, agrupados en la Plataforma Stop Uranio, se opusieron al proyecto desde sus inicios, ya que aseguran que la construcción de esta mina destruiría un entorno natural, con una parte incluida en la Red Natura 2000 , un título que le otorga protección a nivel europeo.
 
Así, las actividades alterarían el hogar de especies en peligro de extinción como la cigüeña negra o la sarda salmantina. Éste último es un pez endémico que sólo habita algunos ríos de esta comarca, está protegido a nivel europeo y su recuperación podría verse amenazada por la toma y el vertido de agua por parte de la empresa.
 
Las consecuencias medioambientales fueron analizadas por la Junta de Castilla y León en un informe de impacto medioambiental, que finalizó con la formulación de una "declaración de impacto ambiental en términos favorables con medidas protectoras", aclaran fuentes de la Junta.
 
Sin embargo, el informe ha sido calificado de "somero y superficial" por la ONG WWF España. A pesar de que la declaración de impacto se realizó para la la excavación de la mina en sí, ha sido utilizado por la empresa para la planta de concentrado. Esta parte del proyecto está calificada como instalación radiactiva de primera categoría, "similar a una planta nuclear", aclara Gema Rodríguez de WWF España, por lo que necesita la aprobación del Consejo de Seguridad Nuclear y es el Ministerio de Industria quien debe estudiar su impacto, algo que aún no se ha acometido.
 
En cuanto al impacto en la flora y la fauna, una de las principales polémicas se centra en la cifra de encinas que serán taladas. Desde la Plataforma Stop Uranio y la ONG WWF estiman la tala en unas 30.000 encinas. Mientras, desde la empresa minera, Paul Atherley, director gerente de Berkeley Energia, declara a EL MUNDO que "el número de árboles que serán clareados es de cerca de 250 hasta la fecha". Asegura también que muchos de ellos son viejos o están enfermos y que, además, plantarán 30.000 nuevas encinas. Sin embargo, no han facilitado los datos totales de los árboles que habrán talado al final del proyecto.
 
Los vecinos de la zona aseguran, además, que ya se han llevado a cabo trabajos de cata, construcción de dependencias, tala de encinas y movimientos de tierra para abrir una balsa en las hectáreas destinadas a extraer el mineral atómico. "La balsa ni siquiera estaba en el proyecto inicial, lo hacen para dar la sensación de que ya se está abriendo la mina", cuentan desde Stop Uranio. Según señalan, varias de estas obras preparatorias se habrían acometido sin permiso y los ayuntamientos en cuyo suelo opera Berkeley sancionaron por ello a la empresa en febrero: Villavieja de Yeltes le multó con 10.000 euros y Retortillo con 8.000. Desde la empresa minera, Atherley asegura que cuentan con todas las autorizaciones necesarias.
 
Por su parte, el Colegio de Ingenieros de Minas del Centro de España ha señalado en un comunicado que considera que el proyecto minero ''dejará el territorio tal y como estaba o incluso en mejores condiciones." Además, asegura que la mina produciría un 10% de la demanda total de uranio de la Unión Europea y aliviaría el déficit energético de España.

Permisos necesarios

El conflicto por la mina comenzó hace años, cuando se iniciaron los sondeos en 2007, y ha llegado incluso al ámbito político. Javier Santamartina, miembro del Partido Popular y entonces alcalde del pueblo, fue acusado por vecinos y ecologistas de incrementar "su patrimonio personal" a cambio de facilitar y acelerar las gestiones de la minera, señalan desde Stop Uranio. En las elecciones de 2011, los vecinos votaron por mayoría absoluta a Lorenzo Calderón (PSOE), que desde el inicio luchó en contra del proyecto.
 
Sin embargo, Calderón dimitió de su cargo en 2016 al ser el único en votar en contra de mina y de la opinión de sus compañeros de partido, que rompieron la disciplina de voto y se posicionaron, junto al PP, a favor de la construcción. "Me hubiera gustado seguir luchando para mantener la belleza de Retortillo", cuenta a EL MUNDO, "es una gran tristeza para mi pensar que mi pueblo, tal y como lo conozco, va a cambiar, y que las zonas en las que me crié van a desaparecer." El actual alcalde del pueblo, Manuel Francisco Hernández, también del PSOE, no ha querido hacer declaraciones a este diario sobre el tema. Calderón señala que su relación actual con la persona a quien él mismo nombró su teniente de alcalde es, en la actualidad, "nula".
 
El permiso de la construcción de la mina fue otorgado por la Junta de Castilla y León, pero la construcción de la planta de residuos radiactivos debe contar con cuatro autorizaciones (previa, de construcción, de funcionamiento y de desmantelamiento) que son otorgadas por el Ministerio. Por el momento, la empresa ha conseguido la primera de ellas, otorgada en 2015 y que se encuentra en la actualidad recurrida en la Audiencia Nacional por dos razones: porque el informe de impacto ambiental debería haber sido hecho por el Ministerio en vez de por la Junta; y porque en él no se tuvieron en cuenta los residuos radiactivos, cuentan desde WWF España.
 
La situación de la segunda autorización era desconocida hasta hace unas semanas cuando, tras una reclamación de Equo, el Ministerio reveló que ha suspendido el proceso de concesión hasta que obtengan el informe del Consejo de Seguridad Nuclear, "decisión que no ha sido comunicada oficialmente al Servicio Territorial de Medio Ambiente de Salamanca ni a la Dirección General de Calidad y Sostenibilidad Ambiental, por lo que se desconoce el alcance y las consecuencias de dicha decisión", apuntan desde la Junta.
 
Por su parte, la empresa Berkeley asegura que están comprometidos con los estándares de excelencia medioambiental y que cuentan con todos los permisos necesarios. Además, señala que están encantados con el apoyo institucional recibido y, "en particular, con el fuerte apoyo local del proyecto, creado para rejuvenecer a una comunidad en busca de trabajo e inversión que evite futura despoblación", creando cerca de 2.500 empleos. Desde Stop Uranio aseguran que sólo un 10% de los puestos de trabajo serían para personal no cualificado, por lo que los habitantes del pueblo no podrían, en su mayoría, beneficiarse del empleo generado.
 

25 de abril de 2017

CONCENTRACIÓN EN LOS JUZGADOS DE SALAMANCA POR LA PARALIZACIÓN TOTAL DE LA TALA DE ENCINAS.

Miércoles 26 abril 2017. A las 9,30 horas
 
CONCENTRACIÓN EN LOS JUZGADOS DE SALAMANCA POR LA PARALIZACIÓN TOTAL DE LA TALA DE ENCINAS.
 

A pesar de lo que Berkeley anuncie en los medios de comunicación, la verdad es que todas estas zonas que están coloreadas ya fueron objeto de la tala de las encinas y diverso arbolado, que sobrepasa con mucho los mil ejemplares. Presuntamente de forma ilegal.

El próximo miércoles será un día clave para la lucha contra el proyecto nuclear de Retortillo, habrá una vista en los juzgados de Salamanca con motivo de la paralización cautelar de la tala de encinas (llevan taladas cerca de 2.000) el abogado de la plataforma StopUranio tratará de demostrar con toda clase de pruebas las mentiras de la ecocida y especuladora Berkeley Energía S.L contra los tres abogados que defienden sus intereses, uno de la propia empresa, el vicepresidente Javier Colilla, otro de la Junta de Castilla y León, organismo que tiene la potestad para conceder el permiso de extracción mineral y otro del Ayto. de Retortillo cuyo alcalde y dos concejales están siendo investigados por prevaricación y corrupción, y otras irregularidades. 

 El proyecto nuclear de Retortillo tendrá graves consecuencias para la provincia de Salamanca y parte del territorio de Portugal, consistiendo en la mina de uranio a cielo abierto más grande de Europa, un centro de tratamiento de mineral que daría cobertura a otras dos minas en el oeste Salmantino y una tercera en la provincia de Cáceres y como remate final un Cementerio de Residuos Nucleares, estas tres estructuras mineras tendrán una incidencia nefasta para la economía, la salud y el medio ambiente, sin embargo serán muy lucrativas para unos pocos que implicados en corrupción están haciendo el agosto de sus vidas a costa de las de los demás.
 
Por estas razones, desde Salamanca Antinuclear,  os pedimos que acudáis a la concentración el miércoles 26 de abril a las 9:30h de la mañana frente a los juzgados de la plaza Colón de Salamanca, para hacer temblar a los inversobres londinenses, y las motosierras carniceras de nuestro querido Campo Charro.
 
 
 

LUNES DE AGUAS EN RETORTILLO, EN DEFENSA DE NUESTRA TIERRA

Creamos en la virtud de la tenacidad y constancia en defensa de nuestros ideales, no rehuyamos la lucha generosa, porque de ésta depende que nuestros hijos puedan gozar de un mayor bienestar. Démosle a la Historia lo que ella nos pide para decirnos que hemos cumplido con nuestro deber: el sacrificio por nuestros ideales”.
 
NO A LA MINA
 
Luchemos contra el proyecto minero de Berkeley para que nuestros descendientes gocen de un mayor bienestar.





















 
 Gracias a los que vinieron y a los que no pudieron.