2 de enero de 2017

RETORTILLO "EN GUERRA POR EL URANIO"

Revista Interviu. 02 Enero 2017
interviu.es





RETORTILLO (SALAMANCA). EN GUERRA POR EL URANIO.
El pueblo se divide en torno a una mina radiactiva mientras investigan al exalcalde y tres concejales por supuestos cohechos.

La inminente apertura de una mina de uranio tiene soliviantados a los vecinos de Retortillo y otros pueblos de la comarca salmantina de Campo Charro. El alcalde y tres concejales están siendo investigados por sus contratos con la multinacional Berkeley, que explotará el yacimiento. El edil niega haberse enriquecido, pero reconoce que el terreno comprado por la minera para instalar sus oficinas era de su madre.

En las calles de Retortillo (Salamanca) nadie quiere hablar de la mina de uranio a cielo abierto que explota la multinacional Berkeley. Se ha convertido en tema tabú desde que los 214 vecinos del municipio quedaran divididos en detractores y defensores del proyecto; entre los que creen que les traerá trabajo y prosperidad y los que sospechan que acabará con su forma de vida. "Lo vamos a parar", asegura convencido Jesús Cruz de la plataforma Stop Uranio, constituida por 150 vecinos para frenar la mina.

En 2011 la firma australiana Berkeley Minera alcanzó un acuerdo de colaboración con el ayuntamiento... que los miembros de la plataforma han llevado a los tribunales. Ante el Juzgado de Ciudad Rodrigo, acusan al exalcalde firmante del pacto, Javier Santamartina del PP. de "abusos en el ejercicio de su función", y de cohecho a tres concejales. En su denuncia, los miembros de la plataforma sostienen que Javier Santamartina "procedió a una operación de racalificación y posterior venta a Berkeley Minera de unos terrenos familiares, concretamente de su madre, que le produjeron sustanciosos beneficios". Santamartina reconoce que la multinacional compró la finca de su madre: "ella lo vendió, ¿qué le vamos a hacer?" dice y añade: "Nosotros no dimos ninguna licencia importante para la mina. El ayuntamiento tiene poca competencia".

Aún así, la investigación ha destapado un cruce de intereses entre el exedil y Berkeley que va más allá: la sociedad Big Saint Food, dedicada a comercializar productos variados de alimentación, propiedad de Santamartina, ha hecho negocios con la minera. El exalcalde lo matiza: "Me pidieron unos lotes de Navidad para sus empleados". Francisco Bellón, director general de Berkeley, por su parte, niega cualquier relación con la firma alimentaria. No así con dos exconcejales, Andrés Matías y Eustaquio Martín. El primero ahora trabaja para la multinacional. "lleva un año en plantilla después de haber pasado por un proceso de selección", aclaran desde Berkeley. Y Eustaquio Martín, según la multinacional, "ha trabajado diez años para la empresa como contratista construyendo los accesos, pero nunca ha estado en plantilla". Martín, por el momento declina hacer declaraciones: "lo contaré todo a su debido tiempo".

Un tercer concejal, Feliciano Sánchez también está denunciado por contratas con la firma minera que, en opinión de los denunciantes, pudieron ser pagos encubiertos.

Miedo al uranio

Entre miles de encinas que pueblan el paisaje de Retortillo pasean los ganaderos Julián Sánchez y Laureano Matías. Sacan el pienso para sus vacas mientras hacen cuentas del terreno que les quedaría si el proyecto sigue adelante. Julián lo tiene claro: "No le vamos a dar nada a la empresa salvo que nos lo quiten por la fuerza. Si me lo compran me quedo sin ganado. Y no creo que me dieran más de 74.000 euros. Con cincuenta años. ¿adónde voy con eso?".

A Laureano le preocupa que el ganado de la comarca no se venda por criarse cerca de una mina de uranio. "Se nos acaba el trabajo a todos", vaticina sombrío.

Tras diez años tramitando licencias, en octubre pasado Berkeley comenzó a excavar en Retortillo. La minera australiana es la mayor explotadora privada de uranio en España, con yacimientos también en Cáceres y Badajoz. Con el de Salamanca, planea empezar a enviar mineral radiactivo a clientes de Europa, Asia y América en 2018. Los ingenieros de la multinacional creen que las dehesas de Retortillo guardan bajo su pasto al menos 14 millones de toneladas de uranio, y que podrían extraer 2,2 millones al año, dando trabajo directo a 400 personas. En agosto pasado, según la compañía, tenían guardadas mas de 20.000 solicitudes de empleo.

Pero hoy el motor económico de Retortillo es la ganadería, y también un balneario que se levanta en una pétrea ribera del río Yeltes. De sus aguas termales, que manan a 48 grados, ya disfrutaban los romanos. Allí trabaja Genara Moro, vecina de Boada, localidad a cinco minutos en coche cuyo consistorio se opone al proyecto. "desde que empezaron con la mina viene menos gente al Balneario -relata Genara-, y los clientes preguntan mucho si está ya abierta".

La pelea para expulsar el proyecto de estas tierras no se ha quedado aquí. Una demanda en la Audiencia Nacional interpuesta por Equo-Ecologistas en Acción y una denuncia ante el Seprona han apoyado la querella contra el exalcalde y concejales. La plataforma remite a la Guardia Civil "la construcción de una presa de agua cruda (agua sin tratar, que suele usarse para lavar mineral) en el término municipal de Retortillo sin contar con ningún tipo de licencia ambiental". Frente a las oficinas de Berkeley y las tierras que eran de la madre del exalcalde, la excavación tiene en vilo a la plataforma. Dicen en su denuncia que "dicha balsa de agua no cuenta con permiso alguno ni del ayuntamiento de Retortillo ni de la comunidad de Castilla y León".

Desde Berkeley niegan que se trate de un depósito de agua. Francisco Bellón dice que solo es "una excavación para el relleno del trazado de la carretera". Para evitar problemas, cuenta, han llamado a un notario "que certifique dónde va ese material".

Mientras siguen litigando, algunos vecinos temen que la mina acabe por echarles. Matías Mayordomo, veterano micólogo, piensa que van a acabar con su trabajo: "Estamos pensando en irnos", confiesa. Raquel Romo, la presidenta de la plataforma, regenta una tienda de cosméticos y recuerdos frente al Balneario y el bar de la instalación. Si la mina sale adelante, casi todo lo que hoy es un remanso de aguas termales quedaría rodeado. También la casa de sus padres, ya mayores. "Tienen 70 años. Me da mucha pena decirles que, si abren la mina, se tendrán que ir", lamenta.

Vino para los amigos

Con la llegada de las fiestas navideñas, algunas empresas obsequian a sus trabajadores y proveedores con dulces, bebidas u otros tipos de regalos. Berkeley no ha querido ser menos y ha enviado lotes de vino y dulces a aquellos vecinos del municipio que trabajan para la compañía, que han colaborado con ella en alguna ocasión o que han vendido sus terrenos para la mina. La plataforma Stop Uranio ha acusado a Berkeley Minera de que hacer estos regalos a los vecinos de Retortillo "es una forma de soborno". Desde la multinacional contestan que "presentar regalos navideños como si fuera un soborno es sacar las cosas de madre". Cuando Berkeley suscribió el acuerdo de colaboración con el Ayuntamiento de Retortillo quedaron en que los habitantes de la localidad tendrían preferencia a la hora de ser contratados por la multinacional "Uno de los propósitos es que el proyecto revierta en la economía local", explica un portavoz de la compañía minera. Así, 21 personas del municipio trabajan actualmente en las oficinas.

Alba Guerrero.
Fotos: Pablo Vázquez.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Que toda Salamanca sepa lo que quieren hacer,con nuestro, PRECIOSO CAMPO CHARRO. Y lo poco que les importamos a las instituciones,Solo para cobrarnos impuestos, asi ellos pueden vivir sin preocupaciones de nada, que abran los ojos que el trabajo y las vidas que destruyen, son mas importantes que los puestos de trabajo que dicen van a crear. Nadie puede ponerse en el lugar de nosotros?.Nuestra vida, en la mitad de nuestra vida, nos la rompen solo por enriquecimiento de los de siempre, todavia pensamos y sentimos, y desde luego no pensamos quedarnos de brazos cruzados,dejando que nos avasallen, y acaben con lo que a nuestros padres les costo tanto sacrifio crear para sus hijos. NO A LA MINA , SI A LA VIDA.NUNCA NOS VAIS A CONVENCER, DE LO BUENA QUE ES LA MINA PARA NOSOTROS!! NO CONFUNDAIS!! NI MINTAIS!! ES BUENA,PARA TODOS LOS QUE ESTAN CHUPANDO DE ELLA, QUE LA MAYORIA NO VIVE AQUI.
GRACIAS A STOP URANIO SABEMOS LO ABERRANTE DE ESTE PROYECTO.GRACIAS A ELLOS TAMBIEN ESPAÑA SE ESTA ENTERANDO,Y DESDE AQUI PEDIMOS QUE NOS ECHEIS UNA MANO PARA PARAR ESTO.

Anónimo dijo...

Siempre que preguntan a berkeley cuenta una cosa diferente oye..
Hace unos días en un periódico decía que tenía 50 empleados de la comarca y ahora dice que 21 del mucipio...
Pero todo el que vivimos en el pueblo sabemos la verdad y que engañen con estas cosas es muy fuerte.
Porque lo más que tienen son 10 empleados de la zona y la mayoría en subcontratas que duran unos meses y ale..
Que no compraron nada de embutidos, Joe si lo reconoce el que los vendió..
Estos cuentan más mentiras que verdades y lo peor que se creen que debemos ser tontos o algo...Para creernos todo eso.
Berkeley no te queremos en la zona y cada día tienes más detractores, vayanse y dejarnos tranquilos de una vez.
Se me olvidaba la balsa que ahora no construyen ...Que cachondos son de verdad..
Van a terminar peor que Pinocho de tanta mentira.
NO A LA MINA!!! FUERA BERKELEY!!! LA JCyL QUE ABRA LOS OJOS YA!!!

Anónimo dijo...

Quien le iva a decir a Juli y a Nano ke saldrian en la Interviu je je

anonimo dijo...

Quienes son esos señores los que defienden sus puestos de trabajo y sus tierras? Pues poca vrrguenza tienes con tu je, je. No a la mina.

Anónimo dijo...

La mayoria de los que defienden la mina no tienen escrupulos,solo ven Euros, les importa un pimiento el resto de vecinos,y para arreglarlo se mofan de los que defienden LO QUE ES SUYO, Estos dos señores estan en todo su derecho para hacerlo como consideren necesario.No les llegais ni a la suela de los zapatos, sois unos incultos y mala gente de alegraros del mal que traera a mina al resto de seres humanos que poblan los alrededores de Retortillo.NO A LA MINA.BASTA YA DE MENTIRAS.AQUI NOS CONOCEMOS TODOS Y SABEMOS LAS CARENCIAS QUE TENEIS, sobre todo intelectuales.