15 de marzo de 2016

NUEVO INFORME DE BERKELEY. SIGUE OCULTANDO INFORMACIÓN A LOS ACCIONISTAS Y CIUDADANOS.

Escribe desde Londres, Roberto Casado, para expansión.com.

Berkeley Energía, firma cotizada en Reino Unido y Australia, lleva varios años anunciando la apertura de una mina de uranio en Retortillo (Salamanca), proyecto que requiere un desembolso de 75 millones de euros.

Durante el largo periodo empleado para obtener los permisos administrativos, Berkeley ha acumulado 19.800 solicitudes de personas dispuestas a trabajar en la mina, según dijo ayer la empresa, para apenas 200 puestos disponibles en una primera fase.

La promesa de creación de empleo es una de las bazas de Berkeley para lograr el apoyo político a su proyecto. Pero antes de contratar y construir las instalaciones, la empresa afronta otros dos retos. El primero es conseguir dinero, para lo que está negociando "una amplia variedad de opciones financieras y alianzas estratégicas". Una alternativa es dar entrada a un fondo en su accionariado.

El otro reto es encontrar comprador a largo plazo para el uranio, que se utiliza como combustible de centrales nucleares. Berkeley mira a Asia como destino de la producción, ante el futuro cierre de nucleares en Europa.

Los inversores son escépticos con el plan. El valor bursátil de Berkeley asciende a 57 millones de euros , cuando sus gestores estiman que la mina valdrá 300 millones cuando empiece a producir.



Informa Berkeley en berkeleyenergia.com.

Ahora la compañía ha recibido todas las aprobaciones de la Unión Europea, del Gobierno Nacional, del Regional y del Provincial necesarias para el desarrollo inicial de la infraestructura del proyecto.

La adquisición de tierras y la licitación para las obras iniciales del lugar, que incluyen una desviación de la carretera y la actualización de la línea de alta tensión para dar servicio al proyecto, están muy avanzadas.

También dice su informe que este proyecto desarrollará energía nuclear y la distribuirá entre los estados miembros de la Unión Europea y que ayudará a satisfacer la demanda europea de uranio.



Manifiesta STOP URANIO.

Berkeley desde el 2011 tiene 19.800 solicitudes de trabajo "miles de solicitantes ya no están interesados y se sienten engañados".

STOP URANIO cuenta con cerca de 200.000 firmas de apoyo en contra del proyecto de Berkeley.

Los inversores no ven positivo entrar en la compañía, pues al igual que en su día manifestó ENUSA, no es rentable el proyecto, ni "probablemente" consiga el permiso de explotación ante la situación política actual del Parlamento Español.

Berkeley olvida anunciar en su comunicado que los permisos municipales también serán necesarios y en estos momentos y durante los próximos cuatro años al menos, los de el Ayuntamiento de Villavieja de Yeltes, no los conseguirá. Los del Ayuntamiento de Retortillo son más fáciles de conseguir, pero los concejales, secretaria y anterior alcalde del ayuntamiento tendrán que dar explicaciones ante los tribunales de justicia.

Berkeley oculta la información de que no podrá iniciar las obras del desvío de la carretera al negarse la inmensa mayoría de los propietarios a venderles sus terrenos por donde debía transcurrir. 

Como puede decir que el uranio que extraiga lo distribuirá entre los estados de la Unión Europea, cuando conoce que Europa, encabezada por Alemania, tiene un proyecto del cierre progresivo de las centrales nucleares existentes y apuesta por la energía limpia y renovable.

Dice lo anterior pero no se lo cree, por eso comenta más abajo que en Asia existe un alto interés por la mina.


1 comentario:

Anónimo dijo...

? Alguien sabe cuantos concejales y exconcejales de Retortillo trabajan en la mina?