13 de agosto de 2013

LA PLATAFORMA "STOP URANIO" ALERTA DE LOS EFECTOS CANCERÍGENOS DEL GAS RADÓN QUE PRODUCIRÁ LA MINA DE URANIO DE RETORTILLO.

http://stopuranio.blogspot.com.es/

 
 

La plataforma contra las minas de uranio de Berkeley alerta del peligro de los efectos del gas radón

 
http://lasarribesaldia.es/2013/08/12/la-plataforma-contra-las-minas-de-uranio-de-berkeley-alerta-del-peligro-de-los-efectos-del-gas-radon/
  • Este gas es inherente a la extracción y procesado de este mineral radioactivo
  • Está reconocido por OMS como una de las causas principales del cáncer pulmonar
  • Los productos derivados de su desintegración pueden adherirse con facilidad a las   partículas de polvo suspendidas en el aire


  •                   mina de uranio a cielo abierto

    Para la plataforma Stop Uranio, “resulta inconcebible que un proyecto como el la australiana Berkeley Resources Ltd.”, que espera procesar 2.000.000 de toneladas/año de mineral en el complejo Retortillo-Santidad, pueda ser finalmente autorizado por la Junta de Juan Vicente Herrera cuando “ni siquiera se han contemplado los efectos de la exposición al radón sobre trabajadores y poblaciones afectadas, más cuando durante la explotación minera, la diversidad de actividades generará inmensas cantidades de partículas en suspensión como consecuencia de las actividades de perforación, megavoladura, carga de material, transporte, procesado y deposición en las escombreras o acopios, con un radio de dispersión potencial de decenas de kilómetros”.
     
    Por este motivo, este colectivo reitera su compromiso en “la defensa de los sectores productivos y la salud de la población de las comarcas implicadas” ante un proyecto que califican “meramente especulativo y de muy escaso horizonte temporal”  y apelan a la “responsabilidad institucional necesaria para no llevar adelante un proyecto que puede acarrear graves consecuencias a nivel de salud pública e hipotecar de manera permanente las posibilidades de desarrollo para futuras generaciones”.
     
     
    Efectos del gas radón
     
    Según sostiene este colectivo, “en las minas de uranio los peligros radiológicos se deben principalmente a los radionucleidos en suspensión en el aire, consistentes en el radón y sus productos descendientes de período corto. Aunque el radón es un gas inerte, los descendientes del radón son sólidos y se adhieren fácilmente al polvo en suspensión, muy abundante cuando se trata de explotaciones a cielo abierto”.
     
    Así, añaden que “los descendientes del radón, inhalados, se depositan en las vías respiratorias, incrementando el riesgo de contraer cáncer de pulmón, tanto en los mineros como en los vecinos de las poblaciones del área de influencia. Hoy en día se sabe, por los estudios científicos que se han realizado entre trabajadores de la minería del uranio de todo el mundo, que las altas concentraciones de radón que respiran estos trabajadores son muy peligrosas para la salud, pero que incluso la exposición a dosis bajas en viviendas y locales comerciales también es peligrosa al ser permanente y cotidiana”.
     
    Por último, recuerdan que “la propia OMS (Organización Mundial de la Salud) señala que “un aumento de la concentración de radón de 100 Becquerelios/m3 (el Becquerelio -Bq- es la unidad empleada para medir la actividad radioactiva) aumenta 16% por 100 el riesgo de cáncer pulmonar. La relación dosis-respuesta es lineal, lo cual significa que el riesgo de cáncer pulmonar aumenta en proporción con el aumento de la exposición al radón”.

    Instalaciones de BERKELEY en Retortillo.

     

    No hay comentarios: