17 de diciembre de 2014

"RABIA" EN RETORTILLO POR EL CIERRE DE LA RESIDENCIA DE MAYORES.

“Rabia” en Retortillo por el cierre de la Residencia de Mayores, cuyas trabajadoras desconocen su futuro.


Vecinos que han entrado en contacto con Ciudad Rodrigo Al Día expresan que el cierre ha sido motivado por la "mala gestión"


Los vecinos de la localidad de Retortillo asistieron el lunes al doloroso cierre de la Residencia de Mayores ‘Cristo del Consuelo’ de la localidad por cuestiones de inviabilidad económica, tras un año de gestión por parte de una persona que no ha conseguido llevar hasta el centro a ningún nuevo residente pese a que las residencias de las localidades del entorno tienen una alta ocupación.

La Residencia de Retortillo, de titularidad municipal aunque gestionada de forma privada, fue abierta en el año 2000, tras cinco años de trabajos en los que colaboraron numerosos vecinos, en un momento en el que era prácticamente la única residencia de la comarca.

Desde su apertura, el centro se convirtió en uno de los símbolos de la localidad, considerando los vecinos un orgullo el poder contar con un centro de este tipo pese a ser un municipio pequeño, de ahí que ahora sientan “rabia y malestar” por el cierre, según apunta un vecino.

Durante sus casi tres lustros de existencia, la Residencia, que tenía una ocupación máxima de 16 personas, ha tenido una buena ocupación, llegando a estar en varios momentos llena. En la actualidad, contaba con 9 residentes, una cifra que se mantenía invariable desde hace un año, cuando la empresa a la que en su día concedió la gestión el Ayuntamiento se la subrogó a una chica, que previamente había llevado la residencia de Bañóbarez.

Pese a que esta chica había tenido problemas en la citada localidad –el Ayuntamiento le retiró la concesión-, pasó a asumir la gestión en Retortillo. Los primeros problemas notables tuvieron lugar el pasado verano, cuando no pagó toda la nómina de agosto a las empleadas de la Residencia (4 trabajadoras de forma fija, a las que se unía otra persona que cubría vacaciones y bajas). Mientras, el pasado mes de noviembre, la Residencia sufrió un corte de la luz por impagos, teniendo que realizarse un pago rápidamente para que se reestableciera el servicio.

Tras estos problemas, la persona que ostentaba la gestión comunicó el 27 de noviembre su decisión de cerrar la Residencia por inviabilidad económica apenas tres días después, el 30 de noviembre. Los familiares de los residentes protestaron enérgicamente por la prematura decisión, decidiendo la gestora retrasar el cierre 15 días para que tuvieran tiempo de buscar un nuevo centro para sus familiares.

En los primeros días de diciembre, se marcharon 5 mayores a una de las residencias de La Fuente de San Esteban, mientras que el lunes, el día que expiraba el ‘ultimátum’, se marcharon 3 mayores a la residencia de Fuenteliante y otro a Martín de Yeltes.

Según explicó en la jornada del martes a Ciudad Rodrigo Al Día el alcalde de Retortillo, Javier Santamartina, se habían intentado “buscar soluciones estos años” sin éxito, apuntando que todavía es “pronto” para hablar de planes en torno al futuro de la Residencia. A partir de ahora “se van a barajar” opciones, teniendo presente que “no es fácil” el funcionamiento de un centro de este tipo.

En este sentido, mencionó la “inviabilidad” de la gestión “según van las cosas”, ya que “se gasta [en personal, luz o comidas] más de lo que se ingresa [a través de las cuotas de los residentes]”. Esta situación contrasta con la residencia de Bañóbarez que, según un vecino, está funcionando con el mismo número de residentes que ha tenido en su última etapa la Residencia Cristo del Consuelo.

La renuncia a la gestión de la Residencia de Retortillo de la actual gestora deja en el aire el futuro del centro, pero aún más el de sus trabajadoras, a las que todavía no se ha comunicado oficialmente cuál es su situación laboral, es decir, si realmente están despedidas, ya que lo único que conocen es el cierre de la Residencia. Como explicaba un familiar, “hoy no han tenido donde ir a trabajar”.

Preguntado el alcalde sobre este asunto, Javier Santamartina afirmó que es una situación “entre trabajadoras y empresa”, donde el Ayuntamiento no tiene nada que ver, expresando como opinión personal que supone que la empresa “les comunicará el despido”. 

http://salamancartvaldia.es/not/65121/-ldquo-rabia-rdquo-en-retortillo-por-el-cierre-de-la-residencia-municipal-de-mayores/

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tengo una gran tristeza por el cierre de la Residencia. Estoy convencida de que gestionada por el Ayuntamiento no daría pérdidas, sino que seguramente ganaría residentes.

Este Ayuntamiento únicamente se ha preocupado de su propio beneficio.

Siento vergüenza por los representantes que tenemos, sólo espero que salga otra candidatura y les saquen de ese Ayuntamiento donde nunca debieron estar.

Entonces veremos si las recalificaciones y las licencias, a cambio de dinero son legales y si los concejales están trabajando para la minera, por su valía personal o por su cargo.

Un saludo y espero que todo este disparate vea pronto su final.