9 de diciembre de 2014

LOS CIUDADANOS ADVIERTEN A BERKELEY: 115.000 RAZONES PARA RECONSIDERAR EL PROYECTO MINERO.

Los ciudadanos advierten a Berkeley: 115.000 razones para reconsiderar el proyecto minero.


Stop Uranio denuncia desde hace casi dos años que la empresa que quiere extraer uranio de Retortillo no ha tenido en cuenta los riesgos para la salud, no ha explicado cuántos empleos se perderán en otros sectores como consecuencia de la actividad minera y compromete la calidad del aire, el agua y los suelos de la zona.

La campaña de recogida de firmas liderada por la plataforma Stop Uranio en la plataforma digital change.org lanza a la empresa una seria advertencia sobre el creciente movimiento social que recela de un proyecto al que acusan de dañar el medio ambiente de una rica zona paisajística y la salud de sus habitantes. Tras pasar por el Ministerio de Industria, las firmas llegarán a la Junta de Castilla y León antes de final de año

La entrega, el pasado 5 de diciembre, de 115.000 firmas en la sede del Ministerio de Industria contra el proyecto para establecer minas de uranio, planta de tratamiento y cementerio nuclear de productos radioactivos de primera categoría entre los municipios de Retortillo y Villavieja de Yeltes -que abarcaría una superficie de 4.500 hectáreas-, supone un serio aviso para  de  la empresa Berkeley minera de España S.L., filial de otra empresa australiana del mismo nombre.

112.000 de esas firmas fueron recogidas a través de la plataforma change.org, donde la campaña de recogida aún permanece abierta y sigue recabando cada vez más apoyos (https://www.change.org/p/junta-de-castilla-y-le%C3%B3n-no-permita-la-min...). De hecho, la oposición al proyecto minero ha ido creciendo progresivamente y ha experimentado un enorme impulso desde el pasado mes de mayo. En apenas medio año recabó más de 90.000 respaldos.  

Tanto Stop Uranio como Equo explican que Berkeley Minera España pretende aprovechar dentro de la comarca salmantina del Campo Charro una concesión de explotación de 2.517 hectáreas para la extracción y procesado de mineral de uranio por lixiviación estática. El proyecto, advierten, implicará un movimiento de tierras superior a los 200.000 metros cúbicos anuales, cinco megavoladuras a la semana y el procesado de 2.000.000 de toneladas por año de mineral de baja ley, del que se prevé la extracción de 1,5 millones de libras de óxido de uranio al año (aproximadamente 675 toneladas).

La explotación, prevista para 11 años (incluyendo las tareas de preparación, producción, restauración y clausura), estará dividida en dos zonas: la de Retortillo (2,7 kilómetros de longitud por 580 metros de anchura) y la de Santidad (de 1,6 kilómetros de longitud por 310 metros de anchura).

Stop Uranio denuncia además que, pese a que Berkeley anunció que la mina traerá consigo 200 empleos, “en ningún momento ha explicado cuántos puestos de trabajo, derivados de la actividad extractiva, pueden ponerse en peligro en otros sectores productivos, ni la drástica caída en la valoración económica que sufrirán las propiedades de los particulares de los pueblos afectados y de otras localidades de la zona”.

Una de las actividades más tóxicas

La plataforma contraria a la mina recuerda, al mismo tiempo, que Berkeley “tampoco ha tenido en cuenta los riesgos para la salud tanto de los vecinos como de los potenciales trabajadores derivados de la minería de uranio a cielo abierto, considerada como una de las actividades industriales más tóxicas que existen”. Tanto la calidad del aire, como la del agua y los suelos, denuncia Stop Uranio, pueden verse afectadas y tener “consecuencias irreversibles para las poblaciones afectadas”.

A juicio de Stop Uranio, el creciente aumento en la demanda mundial de los metales, “fomentada por las operaciones especulativas de los grandes inversores a nivel internacional, ha disparado el interés de las multinacionales del sector por un nuevo tipo de formas de explotación de los recursos muy poco respetuosas con el medio ambiente”.

La minería a cielo abierto, detalla Stop Uranio, remueve la capa superficial del terreno para hacer accesibles grandes cantidades de mineral de baja ley, “que en el pasado fueron considerados como no rentables por su escasa proporción de mineral de calidad”. En un corto período de tiempo, lamentan, “puede modificarse totalmente la orografía de una zona haciendo rentable en los mercados debido a las actuales circunstancias la explotación de unos pocos gramos de mineral por tonelada de roca procesada”.

Stop Uranio resalta que los procedimientos empleados son “muy contaminantes” y utilizan inmensas cantidades de agua y sustancias químicas “de elevada toxicidad”, comprendiendo diversas etapas “que ocasionan impactos ambientales concretos durante la prospección y explotación de los yacimientos, la preparación de las minas, la explotación minera y el posterior tratamiento de los minerales obtenidos a fin de obtener una producción rentable para su comercialización”.

La minería a cielo abierto, critica Stop Uranio, “dispara los beneficios de unas pocas corporaciones transnacionales pero supone un perjuicio más que evidente a nivel social, enfrentando a las poblaciones y ambiental, por los graves riesgos que entraña para la salud humana y el entorno natural”.

El río Yeltes, en peligro

Los opositores al proyecto minero recuerdan que la concesión minera está atravesada por el río Yeltes, paraje sobre el que se han definido dos espacios de especial protección a nivel europeo (Red Natura 2000): La Zona de Especial Protección para las Aves de las Riberas de los ríos Huebra y Yeltes (ZEPA ES0000247) y el Lugar de Interés Comunitario de las Riberas de los Ríos Huebra, Yeltes, Uces y afluentes. 


En ambos casos, se trata de áreas protegidas colindantes con la pretendida explotación, “por lo que afirmar que lo que suceda en la mina no va a tener efecto alguno sobre el entorno inmediato es, cuanto menos, un acto de cinismo por parte de la empresa y quienes dan luz verde a su plan operativo”, señalan.


http://www.salamanca24horas.com/provincia/los-ciudadanos-advierten-berkeley-115000-razones-para-reconsiderar-el-proyecto-minero.





No hay comentarios: