21 de septiembre de 2014

EL SILENCIO DE LOS ALCALDES (I)

 EL SILENCIO DE LOS ALCALDES
El de Retortillo... ¡¡¡Lo primero... el negocio!!! ¡Mi negocio!


Francisco Javier Santamartina, alcalde de Retortillo desde 2011, sobre una de las prospecciones realizadas por Berkeley en Retortillo.

Cada vez somos más los ciudadanos que esperamos noticias de los alcaldes afectados por la mina de uranio.


Retortillo: Su alcalde Francisco Javier Santamartina Matías, ganadero y propietario de fincas rústicas en Retortillo, manifestó en algún medio de comunicación que personalmente tiene muchos temores a la mina.

Tanto él como sus concejales convocaron a los vecinos de Retortillo en octubre del 2011 y principios del 2012 para que supieran la versión que Berkeley tenía sobre su propio proyecto. Como todo se resumía en dinero abundante para el ayuntamiento y promesas de trabajo para los parados del pueblo, pues los vecinos carentes de otra información apoyaron la firma del acuerdo de colaboración entre el Ayuntamiento y Berkeley. La información recibida fue que el proyecto carecía de riesgos tanto para la salud como para el medio ambiente y que cuando terminaran la explotación lo dejarían todo mejor que estaba.

A partir de aquí, sólo se conoce el silencio del Ayuntamiento y la ocultación de toda información relacionada con Berkeley y la mina.

El Ayuntamiento ha recalificado una parcela propiedad familiar de el Alcalde que posteriormente vendió a la empresa minera a la que le concede licencia para que pueda construir distintos edificios para la futura mina "oficinas, nave donde se guardan los residuos de las prospecciones que ya emiten radioactividad y otro tipo de edificios".

Cuando Berkeley solicita el cambio de uso de las aproximadamente 2500 hectáreas de monte pertenecientes al término municipal de Retortillo, su alcalde Javier Santamartina presenta una alegación donde dice que el Ayuntamiento de Retortillo no se opone al cambio de uso.

Sobre las modificaciones exigidas a Berkeley por el Consejo de Seguridad Nuclear que cambian sustancialmente el proyecto inicial, el Ayuntamiento de Retortillo guarda silencio y los vecinos se tienen que enterar por otros medios a los que no todos tienen alcance. 

¿Por qué ahora no convocan a sus vecinos y les dicen que Berkeley dejará enterrados a las puertas del pueblo desechos radioactivos de primera categoría que tendrán que padecer sus consecuencias ellos y las futuras generaciones?

¿Por qué no les cuentan que la mina y su cementerio nuclear será el fin del Balneario de Retortillo?

¿Por qué no les informan que los pocos puestos de trabajo temporal a los que accederán los vecinos de Retortillo serán muchísimos menos que los puestos de trabajo fijos que destruirán?

¿Por qué no escuchan a los propietarios de los terrenos afectados y a los ganaderos del pueblo, que en su inmensa mayoría no quieren la mina porque será el fin de sus explotaciones?

¿Porqué no se dice nada sobre la solicitud de 1.400.000 metros cúbicos de agua al año, ni de las modificaciones solicitadas sobre el cauce del arroyo Caganchas y afluente?

¿Porqué el Ayuntamiento de Retortillo no actuó contra Berkeley al saber que durante muchos meses su fosa séptica vertía aguas residuales al campo?
Etcétera, etcétera.

Como el silencio es su hoja de ruta, muchos pensamos que es debido a que el Sr. Santamartina se benefició personalmente de la minera y los otros tres concejales que le acompañan también. Un dato objetivo podría ser que estos tres concejales están trabajando en las labores mineras previas que ya se están realizando.

Alcalde y concejales de Retortillo, junto al secretario (segundo por la izquierda)el día de su toma de posesión.

Plataforma "STOP URANIO"


3 comentarios:

Oscar dijo...

Todo este tema apesta a corruptela, el día que se depuren responsabilidades intentarán alegar desconocimiento o buena fe, pero será tarde. Y ese día cada vez está más próximo. Muchas gracias por tu trabajo desinteresado Jesús.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

De nuevo gracias por esta magnífica labor en hacer visible lo que las fuerzas económicas quieren ocultar.Lo comentado en esta crónica nos demuestra que el caciquismo rampante y mas oscuro sigue vigente en parte de la población ignorante,paleta y peligrosa heredera de practicas dictatoriales ,por no decir directamente Franquista.
El alcalde de Retorrillo,con su implicación directa en la obtención de beneficios particulares, se desautoriza en todas sus decisiones.Afortunadamente la gente tiene ahora acceso a mas fuentes de información, no así,tristemente,las personas de mayor edad.Haremos todo lo posible por que ellos estén informados.Se lo debemos.

JUAN dijo...

TU INFORMACIÓN ES IMPAGABLE
GRACIAS JESÚS
ME GUSTARÍA SABER QUE SE ACORDÓ EN LA REUNIÓN DEL DÍA 18 EN SALAMANCA.
LA PODRÍAS PUBLICAR EN EL BLOG.
JUAN