12 de agosto de 2014

CHARLA INFORMATIVA Y DEBATE, EN VITIGUDINO, SOBRE LA MINA DE URANIO EN RETORTILLO - VILLAVIEJA DE YELTES

César Ayllón duda de la rentabilidad del proyecto de extracción de uranio en Retortillo y Santidad.

VITIGUDINO | El ingeniero superior de minas mostró sus reservas por la propiedad de los yacimientos y el diseño para el depósito de residuos radioactivos

http://salamancartvaldia.es/not/52732/cesar-ayllon-duda-de-la-rentabilidad-del-proyecto-de-extraccion-de-uranio-en-retortillo-y-santidad/


El ingeniero superior de minas y ex empleado de Berkeley, César Ayllón, volvió a exponer sus dudas sobre el proyecto de extracción de uranio que promueve esta empresa australiana en los municipios de Retortillo y Villavieja de Yeltes (Santidad). En esta ocasión lo hizo en Vitigudino, en una charla informativa ante medio centenar de personas y que estaba organizada por el colectivo de vecinos de localidades afectadas, agrupados bajo la plataforma Stop Uranio.

En su intervención, Ayllón no solo mostró sus reservas sobre la rentabilidad económica del proyecto, cuestión esta que le llevó a abandonar su puesto como consejero delegado en la empresa que con Berkeley inició el proyecto, sino que –además– “tienen informes que yo no comparto”. A este respecto señaló una cuestión fundamental como es el diseño de la instalación para el depósito de residuos radioactivos y cuyos efectos nocivos pueden prolongarse durante más de 1.000 años. En opinión del técnico, el diseño de estas instalaciones no superaría el medio siglo.

La propiedad de estos yacimientos fue otra de las dudas que puso sobre la mesa César Ayllón. Según explicó, la zona en la que se asientan estos yacimientos de uranio fueron reservados por el Estado durante los años 60 y 70 del siglo XX, y “que yo sepa esto no ha salido a concurso público”.

Como ejemplo de los escasos recursos de uranio de estos yacimientos, Ayllón recordó el tiempo estimado de 9 años de explotación y el número de empleados, y recordó que actualmente en España no existe ninguna mina de uranio en explotación, pues la última fue la de Sahelices el Chico, cerrada entre los años 2001 y 2002 debido a su escasa rentabilidad económica.

Asimismo, Ayllón explicó la necesidad de que un proyecto de este calado se lleve a cabo en consenso con la población, pues entiende que de otro modo no es posible. Municipios como Boada, que ha solicitado al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) la paralización del estudio, y más recientemente Villavieja, que al principio se había mostrado de acuerdo y que tras conocer el informe del CSN ha solicitado a la empresa un informe detallado de las actuaciones previstas, el único municipio que aún continúa respaldando abiertamente el proyecto es Retortillo.





1 comentario:

JOSERRA dijo...

Gracias a todas las personas que están empleando tiempo y dinero para intentar parar esta barbarie, sabemos de los sacrificios del activismo.
Pero no hay que desfallecer. Seguiremos en la lucha hasta que los de Berkeley se vayan por donde han venido.