5 de mayo de 2014

RECHAZO CIUDADANO A LA MINA DE URANIO UBICADA EN RETORTILLO - VILLAVIEJA DE YELTES.

Rechazo ciudadano a la mina de uranio ubicada en una zona protegida de Salamanca.


La Plataforma ciudadana STOP URANIO DENUNCIA EL IMPACTO SOBRE LA SALUD Y EL MEDIO AMBIENTE QUE TENDRÁ LA EXPLOTACIÓN DE 2517 HECTÁREAS POR PARTE DE LA EMPRES BERKELEY

El proyecto para construir una mina de uranio en una zona protegida de Salamanca ha despertado el rechazo de ciudadanos y grupos ecologistas del territorio. Berkeley Minera España S.A., filial de la australiana Berkeley Resources Ltd., ya ha construido sus oficinas en la zona y tiene previsto comenzar su proyecto para explotar la que será una de las pocas minas de uranio a cielo abierto existentes en Europa. El objetivo de la concesión es el aprovechamiento de 2.517 hectáreas para la extracción y procesado de mineral de uranio por lixiviación estática, entre los términos municipales de Retortillo y Villavieja de Yeltes, informa Stop Uranio.

La zona, que atraviesa el río Yeltes, está protegida a nivel europeo como ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y LIC (Lugar de Importancia Comunitaria). A su vez, Stop Uranio denuncia la posible afectación que la explotación de la mina puede tener para el medio ambiente y la salud de los vecinos y los trabajadores derivada de la minería a cielo abierto, según informan, una de las actividades industriales más tóxicas que existen. Por su parte, la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León considera favorable el proyecto, que, según la plataforma, “incumple el Programa General de Medio Ambiente de la UE de horizonte 2020”, que busca que “el capital natural esté protegido y mejorado, además de que se salvaguarden la salud y el bienestar de los ciudadanos”, informa El País. De momento, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) exige a la empresa que cumpla los protocolos para este tipo de explotaciones.

Berkeley espera que la Administración dé luz verde para iniciar los trabajos lo antes posible, preferiblemente en 2015. El director general de la empresa, Francisco Bellón asegura haber pedido “estudios radiológicos, medioambientales, sobre el impacto del ruido y las explosiones o sobre la restauración de terrenos a empresas especialistas internacionales” y añade que entiende que “la mina pueda generar alguna sensibilidad” y que por eso han desarrollado un “proyecto absolutamente riguroso”, informa El País.

Procedimientos contaminantes

El proceso de lixiviación estática requiere grandes cantidades de agua que, según informa Stop Uranio, mezclada con productos químicos muy tóxicos, ocasionan impactos ambientales durante todo el proceso. Para las personas, según informan, el Uranio-238, el átomo con mayor presencia en el mineral, al inhalarse o ingerirse puede producir un elevado riesgo para padecer cáncer de pulmón o de huesos. En general, el uranio es altamente tóxico a determinadas concentraciones, añaden.


El proyecto de Berkeley tiene prevista la extracción de 1,5 millones de libras de óxido de uranio por año, unas 675 toneladas, en 11 años. Justifican, entre otros, su proyecto con la creación de 200 empleos, sin embargo, la organización en contra del proyecto denuncia la posibilidad de que otros puestos de trabajos en otros sectores productivos pueden ponerse en peligro. De hecho, según informa El País, ganaderos temen no poder comercializar su ganado o que bosques queden contaminados o mueran por los efectos del polvo radioactivo. 

http://www.compromisorse.com/rse/2014/05/05/rechazo-ciudadano-a-la-mina-de-uranio-ubicada-en-una-zona-protegida-de-salamanca/

No hay comentarios: