12 de enero de 2014

RETORTILLO, VILLAVIEJA Y LA BARBARIE EN EL CAMPO CHARRO.

 
Retortillo, Villavieja y la barbarie en el Campo Charro

Victorino García Calderón
http://www.salamancartv.com/contributorpost/retortillo-villavieja-y-la-barbarie-en-el-campo-charro/

Como se ve, hoy hablo con imágenes, todas de los alrededores del río Yeltes en el paraje aguas abajo del Balneario de Retortillo, provincia de Salamanca. En ellas se puede ver el cauce del propio río, especies vegetales y un animal muy corriente en esa zona: el galápago.
 
Efectivamente no están todas las que son, faltan muchísimas especies de flora y de fauna, cuando realicé estas fotos, hace unos años, nunca pude imaginarme que tomarían la importancia que desgraciadamente pueden llegar a tener en un futuro demasiado próximo, en cuanto la Confederación Hidrográfica del Duero de el visto bueno y los poderes públicos (Junta de Castilla y León y ayuntamientos de Retortillo y Villavieja) otorguen los permisos oportunos de explotación del uranio que yace en el subsuelo a ambos lados del Yeltes, en lo que la multinacional Berkeley denomina Retortillo-Santidad, a derecha e izquierda del cauce respectivamente y aparezca una empresa explotadora.
 
Por favor mira bien estas fotos porque es posible que en un año o en meses ya no se puedan volver a realizar, cualidad esta de la fotografía que en este caso se vuelve malévola.
 
Los señores del gran poder (dinero) no han dudado en comprar voluntades y deseos de salir del hoyo de la crisis a los propietarios de los terrenos en los que se va a desarrollar el crimen y todo ello, claro está, a muy bajo precio, el que más ha ganado ha sido el alcalde actual de Retortillo en cuyos terrenos se ubican ya las oficinas de gestión de las más de 200 hectáreas que intentan vender al mejor postor-explotador (Berkeley no es una empresa explotadora) multiplicando su precio, vaya Ud. a saber por cuánto.
 
El asunto es muy grave en tanto que en los pueblos, por la calle y en los bares, no se puede hablar del tema, se ha convertido en un tema tabú ya que se corre el riesgo de que en Retortillo, Villavieja y los pueblos de la comarca se dividan en dos bandos irreconciliables, “de ese tema no quiero hablar, me he llevado muy bien contigo toda la vida y no quiero que ahora haya enemistades” dicen los que no ven más que el poco dinero que puede generar, ya que el montante más generoso se irá al extranjero. Mis queridos paisanos no quieren hablar de lo que realmente van (vamos) a perder, el poco dinero que quede llegará sólo a unos cuantos y durante unos pocos años, después, dice el proyecto, se van a rehabilitar los terrenos (cuestión de fe, ya que hay demasiadas minas a cielo abierto en el mundo abandonadas a su suerte porque no fueron todo lo rentables que se decía).
 
La barbaridad que se quiere cometer consiste básicamente en:
 
Desviar el cauce del regato Caganchas que pasa por Retortillo, ya que la explotación se ubica encima mismo del cauce.
 
Desviar la carretera que une Retortillo con el Balneario.
 
Demolición con voladuras masivas de millones de metros cúbicos de terreno.
 
Un agujero en la dehesa salmantina de seis kilómetros de largo por casi quinientos metros de ancho y más de 40 de profundo en el lado de Retortillo.
 
Cientos de árboles (quercus en su mayoría) especies arbustivas y miles de animales (aves, insectos, reptiles, mamíferos etc.), el dosier del proyecto contempla todo ello, serán aniquilados.
 
Una inmensa escombrera visible desde Retortillo.
 
Cientos de toneladas de polvo se transportarán por el aire (lo dice el proyecto) que lo califica de impacto severo al igual que otras actuaciones.
 
Ruido de cientos de camiones para transportar el mineral radiactivo por la carretera que pasa a escasos metros del pueblo.
 
Millones de metros cúbicos de agua que, en gran parte será contaminada.
 


Impacto severo, según el proyecto del subsuelo.
 
Cuando acabe la explotación, recuperación del paisaje (?) ¿Cómo piensan recomponer las encinas centenarias, la fauna y la flora de este territorio?
 
En fin, una serie de acciones que única y exclusivamente van encaminadas al enriquecimiento de personas y empresas que nada tienen que ver con la memoria que nuestros padres y abuelos nos han transmitido, (te recuerdo querido lector que nací en Retortillo hace algo más de sesenta años). Cuando los señores del dinero se vayan se tardará demasiadas generaciones en recuperar la dehesa salmantina de esta comarca incomparable. El balneario no volverá a ser lo que ha sido hasta ahora, ni lo que fue cuando los romanos se dieron cuenta de las características únicas del mismo y algunos no queremos que se nos recuerde como los que propiciaron la mayor destrucción del campo charro de toda la historia.
 
Casi la única esperanza que queda a los que no queremos que se destroce este paraje, es que no aparezca una compañía explotadora y que Berkeley se vaya con el rabo entre las piernas, si es así, todos habremos ganado, si no, solo ganarán los mismos de siempre y los habitantes de Retortillo y Villavieja de Yeltes, a los pocos años, se quedarán con un palmo de narices viendo como vendieron su memoria y su vida al mejor postor, a no ser que estemos dispuestos a luchar contra un gigante de la especulación. Por mi que no quede y ya nos veremos las caras hablando, como seres humanos que somos.
 
FOTOS DE: VICTORINO GARCÍA CALDERÓN.
Realizadas en las proximidades del río Yeltes, aguas abajo del Balneario y zona a ocupar por la mina de uranio.
 









 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy bonito el texto Victorino y increibles imágenes, como siempre, tu trabajo es impresionante. Sólo no estoy de acuerdo con el último párrafo, ¿cómo que lo único que se puede hacer es esperar que no aparezca ninguna empresa que lo explote? NO! se puede hacer mucho más! y de hecho se está haciendo... Desde la Plataforma Stop Uranio, y con el apoyo del partido EQUO y de la asociación Ecologistas en Acción se han conseguido y se están consiguiendo muchas cosas. No olvidemos nunca el poder de la gente, el poder que tenemos para cambiar las cosas. Es cierto que las instituciones y el poder capitalista muchas veces tienen la última palabra pero podemos jorobarles y lo estamos haciendo y confiar en nuestro poder es lo que nos hace libres y lo que nos da fuerza para seguir luchando. Está en nuestras manos, no olvidemos eso, sino ya nos tienen ganados.
Si luchas puedes perder, sino luchas estás perdido.
Gracias de nuevo
Un saludo