18 de enero de 2014

CARTA DE BERKELEY A LA DIPUTACIÓN DE SALAMANCA Y DELEGADO DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN.


 

BERKELEY MINERA ESPAÑA, S.A. envía una carta a La Diputación de Salamanca, con copia al Delegado de la Junta de Castilla y León en Salamanca, firmada por:  D. Javier Colilla (vicepresidente del Consejo de Administración) y D. Francisco Bellón (consejero ejecutivo).
 

Asunto: Posible impacto sobre del proyecto de explotación del yacimiento de uranio Retortillo-Santidad sobre el Balneario de Retortillo.


 

Comienza así la carta:
 
En nombre del Consejo de Administración de Berkeley Minera España S.A., y también de nuestra empresa matriz Berkeley Resources, Ltd, nos ponemos en contacto con Vds en relación a la moción presentada el pasado 27 de diciembre por el PSOE " para que se debata en el pleno de la Corporación provincial, las posibles consecuencias que la apertura de las minas de uranio pueden tener para el Balneario de Retortillo. En concreto los diputados José Francisco Bautista y Celso Ramos, en representación de las comarcas de Vitigudino y Ciudad Rodrigo, solicitan que por las distintas Administraciones Públicas y especialmente por la Junta de Castilla y león, se garantice y preserve el Balneario de Retortillo y su entorno en las mismas circunstancias que lo está en la actualidad".
 
Como todos sabemos, esta moción fue vetada por los diputados del Partido Popular que gobiernan en mayoría la Diputación de Salamanca y no permitieron que fuera ni leída ni debatida. El pleno duró apenas quince minutos
 
 
Dicen también en la carta:
 
Berkeley ha tenido muy en cuenta que: en la actualidad el Balneario de Retortillo dispone de unas instalaciones envidiables, dotadas magníficamente, siendo fuente importante de empleo sostenible, de calidad y ecológico, que ronda los 60 puestos de trabajo. "Hay que añadir su función como motor impulsor de la economía local y provincial y de preservación del entorno natural y ecológico de una parte importante de la provincia".
 
Berkeley coincide plenamente con lo explicado por los diputados provinciales socialistas, según la citada publicación de que "Las aguas termales son fuente de bienestar, ocio, salud y relax desde tiempos inmemoriales. No vamos a descubrir ahora sus efectos beneficiosos para la salud y el espíritu de quienes hacen uso de las mismas. Muy apreciadas a lo largo de la historia tienen desde hace unos años para acá un resurgimiento importante como fuente de ocio y salud".
 
Después de  escribir estas  verdades sobre el Balneario de Retortillo, suponíamos que lo siguiente a leer sería que renunciaban a la mina "para no perjudicar las magníficas, envidiables, saludables, apreciadas, etc. instalaciones del Balneario y que además, dicen, son fuente de empleo sostenible, de calidad y ecológico y que ejercen de motor impulsor de la economía local y provincial y de preservación del entorno natural y ecológico de una parte importante de la provincia", pero ilusos de nosotros, la carta sigue con sorpresas desagradables.
 
Sigue explicando Berkeley a los diputados:
 
Es imposible la afección al agua que alimenta el Balneario porque la formación geológica de la zona donde está el Balneario es diferente y completamente independiente de la zona de la futura explotación minera.
 
Desde el punto de vista técnico, es por tanto evidente que el origen de ambas aguas son absolutamente independientes, y a no ser que se comuniquen ambas formaciones, es imposible la afección de una formación a la otra.
 
Por otra parte, la concesión de explotación del balneario se rige también por la Ley de Minas por lo que goza de una zona o perímetro de seguridad aprobado por la Administración en el que no se pueden hacer sondeos ni ningún otro tipo de actividad minera. Las actividades mineras a desarrollar por Berkeley están fuera de la zona de seguridad del balneario.
 
La dispersión de polvo y las vibraciones producidas por las voladuras no sobrepasarán los límites del recinto minero a niveles perceptibles, por tanto no alcanzando a sus instalaciones y el nivel de ruido en ellas no sobrepasará el límite establecido.
 

Por todo lo anterior estamos convencidos que la ejecución del proyecto minero no afectará a la calidad de los servicios que presta Baños de Retortillo y por ello la afluencia de clientes no debería verse negativamente afectada sino más bien se incrementará debido a que nuestros empleados y proveedores disfrutarán de las instalaciones hoteleras y de restauración con lo que se contribuirá a corto plazo y de forma directa a la mejora de los ingresos del balneario, permitiendo muy probablemente prolongar la temporada de apertura de las instalaciones.
 

Además, hemos obtenido las autorizaciones para construir un paseo público peatonal lindante con un tramo de la carretera que une el balneario con la localidad de Retortillo, que es utilizado habitualmente por los clientes del balneario para pasear fuera de sus instalaciones.
 
Seguro que ustedes que son inteligentes sacan como nosotros sus conclusiones.
 
La carta consta de quince páginas y en próximas entradas la iremos detallando.
 
Ante estos comentarios que publicamos hoy, queremos hacerles llegar "otras" conclusiones: Las nuestras. 
 
Nos parece una carta tendenciosa cargada de falsedades y otros comentarios de dudosa validez científica, como que el agua de Retortillo no está comunicada. Lo único que pretenden es tergiversar la realidad. Un ejemplo: el perímetro de protección del Balneario de Retortillo es un perímetro de protección para otras extracciones de agua con objeto de no afectar al flujo de agua que necesita el mismo. En ningún caso quiere esto decir que fuera de ese perímetro pueda hacerse lo que a uno le dé la gana, como ponerse a lavar el mineral de uranio con millones de litros de agua que bien podrían contaminar al "perímetro" de seguridad del Balneario, ¿no? Sin embargo, los firmantes de la carta quieren hacernos creer que lo que ellos hagan en la mina  (perforar acuíferos, contaminar correntías, desviar arroyos, por ejemplo, no va a afectar al Balneario. ¡Cómo si este fuera una isla en medio del monte!
 
¿Ustedes se pueden creer que la dispersión de polvo y las vibraciones producidas por las voladuras no sobrepasarán los límites del recinto minero a niveles perceptibles, como ellos afirman, y que por tanto no alcanzarán las instalaciones del Balneario y el nivel de ruido en ellas no sobrepasará el límite establecido?. ¡Eso es imposible! Nosotros lo sabemos y ellos también. 
 
¿Cómo pueden asegurar, que están convencidos de que la ejecución de la mina de uranio incrementará la afluencia de clientes al Balneario, mejorará sus ingresos y prolongará la temporada termal? Mienten. Nosotros sabemos que mienten. ¡Y ellos también! 
 
Presumen de haber obtenido la autorización para construir un paseo público peatonal lindante a la carretera, desde el Balneario hasta cerca de las instalaciones mineras. La Diputación Provincial les concedió el permiso para construirlo hace mucho tiempo. ¿Por qué no está ejecutado? Pues por que para realizarlo necesitan terrenos de las fincas privadas lindantes a la carretera y ninguno de sus propietarios les vende el terreno.
 
Como en este ejemplo, en toda la carta juegan con los términos, o directamente emiten falsedades para finalmente pintarnos un escenario idílico que es su deber, claro, y por lo que cobran los señores firmantes de la carta.
 
Seguiremos denunciando ante la Unión Europea la aprobación del Estudio de Impacto Ambiental que ha emitido la Junta. Ha sido bastante sorprendente porque no ha tenido en cuenta ninguna alegación ni ha impuesto ninguna restricción relevante. Es totalmente sorprendente que se pueda aprobar una minería a cielo abierto de uranio en Red Natura 2000 (Red creada por la Unión Europea), y la Junta ha tenido ya problemas con Europa por casos similares en León.
 
 


 

No hay comentarios: