16 de diciembre de 2013

LA COMISIÓN EUROPEA ABRE UNA INVESTIGACIÓN SOBRE EL PROYECTO DE BERKELEY EN SALAMANCA.


La Comisión Europea abre una investigación sobre el proyecto de Berkeley en Salamanca


La Dirección General de Medio Ambiente del organismo admite a trámite la denuncia presentada por la Plataforma Stop Uranio en el mes de agosto, certificando que "será examinada por los servicios de la Comisión a la luz del Derecho de la Unión Europea aplicable en la materia".
 
Durante el pasado verano, la Plataforma presentó a las autoridades europeas un informe sobre la inviabilidad del proyecto al considerar que presentaba una clara incompatibilidad con el Programa General de Medio Ambiente de la UE de horizonte 2020, que pretende reforzar la contribución de la política a la protección del entorno "en la que el capital natural esté protegido y mejorado y en la que se salvaguarden la salud y el bienestar de los ciudadanos".
 
Tal como figura en el texto, Europa ha acordado detener, antes de que termine 2020, "la pérdida de biodiversidad y la degradación de los servicios ecosistémicos en la UE", así como "un buen estado en todas las aguas de la unión", y "ha acordado alcanzar niveles de calidad del aire que no den lugar a riesgos y efectos negativos significativos en la salud humana y el medio ambiente". 
 
Por otra parte, el proyecto de la minera australiana Berkeley Resources en Salamanca está en confrontación con la Directiva Europea 2000/60/CE, por la que se establece un marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas, y cuyo objetivo prioritario es "la prevención y reducción de la contaminación, la promoción del uso sostenible del agua, la protección del medio ambiente, y la mejora de la situación de los ecosistemas acuáticos".
 
Finalmente, es necesario recordar que en las inmediaciones de la concesión principal han sido definidas dos áreas protegidas a nivel europeo de especial sensibilidad a nivel ambiental, como son la Zona de Especial Protección para las Aves de las Riberas de los ríos Huebra y Yeltes (ZEPA ES0000247) y el Lugar de Interés Comunitario de las Riberas de los Ríos Huebra, Yeltes, Uces y afluentes (LIC ES4150064), con la presencia de una población de cigüeña negra (Ciconia nigra) en las proximidades, de importancia significativa debido a lo escaso de esta especie en peligro de extinción incluída en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.
 
Por todo ello, Stop Uranio considera más que pertinente la actuación de la Comisión Europea ante un proyecto a todas luces especulativo e insostenible a nivel ambiental que ha dejado en evidencia, tras la aprobación de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), la irresponsabilidad manifiesta de las autoridades autonómicas, cuya obligación primordial es velar por la salud de los ciudadanos y la conservación de un medio ambiente sano, en ningún caso los intereses económicos particulares de una empresa privada.
 Actual dehesa
La misma dehesa, con la mina de uranio.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Esa mina de la foto parece que es Chuquicamata (Chile), la mayor a cielo abierto del mundo, y en ella no explotan Uranio sino Cobre. Tampoco intentemos engañar a la gente, vale que no se debe explotar Uranio en Salamanca, por problemas ambientales y económicos, ya que la Mina de Uranio en Retortillo nunca sería rentable. Pero tampoco exageres, nunca tendría una corta de esas dimensiones.

Anónimo dijo...

Muchas gracias Jesús por la información tan actual y tan seria que incluyes en tu blog sobre este asunto tan grave
Un abrazo

Anónimo dijo...

Por lo que yo sé...

las Directivas europeas obligan a los estados miembros a trasponerlas a su legislación estatal, por lo que los españoles tenemos que cumplir la legislación de nuestro país, no las directivas europeas directamente.

El catálogo español de especies amenazadas cataloga como vulnerable y no en peligro de extinción a la cigüeña negra desde hace ya bastante tiempo

Desconozco el valor normativo del programa

Invito a la plataforma Stop Uranio a que haga pública la denuncia que la presentado a la Comisión Europea