9 de junio de 2016

"EL INTERÉS ECONÓMICO LLEGA A PREVALECER SOBRE EL BIEN COMÚN" (PAPA FRANCISCO)

LA DEGRADACIÓN AMBIENTAL Y LA DEGRADACIÓN HUMANA ESTÁN ÍNTIMAMENTE UNIDAS.

Tras la publicación de la encíclica Laudato si: Sobre el cuidado de la casa común, escrita íntegramente por el Papa Francisco, el impacto de las palabras del pontífice ha sido profundo tanto en los medios de comunicación, como en la sociedad en general; destacando no por su carácter religioso, sino por el elevado compromiso social y ambiental que han distinguido al líder mundial desde el inicio.


La llamada encíclica verde, constituye un llamado de atención importante a individuos, gobiernos, empresas y organizaciones para adquirir un compromiso integral con el desarrollo sustentable; no se trata únicamente de un documento sobre el medio ambiente, sino de la forma en que hombres y mujeres nos relacionamos con nuestro entorno y cómo esta relación impacta también la calidad de vida de la familia humana.

Tal como algunos medios han analizado con anterioridad, el pontífice expresa en este texto una enorme preocupación por el cambio climático; pero también va mucho más lejos y hace un planteamiento importante sobre cómo es que éste y otros fenómenos son un reflejo de los acelerados modelos de producción y consumo ejercidos por los seres humanos y por consecuencia del deterioro del medio ambiente.

Muchos rechazan cualquier texto venido de la mano del papa por considerarlo religioso, sin embargo, la encíclica es también un documento que procede de la pluma de uno de los grandes líderes globales; por lo que más allá de sus referencias teológicas, constituye también un fuerte señalamiento a gobiernos, compañías e individuos, una crítica dura a nuestra voraz forma de consumir, a la deshumanización engendrada de ello y al velado suicidio colectivo devenido de nuestra rapiña ciega para con los recursos de un planeta que cada día se acerca más a su muerte, y con ello, al fin de nuestra casa común ¿Estamos a tiempo aún de cambiar este destino?
expoknews.com

No hay comentarios: