18 de abril de 2016

¿CONOCES RETORTILLO Y VILLAVIEJA DE YELTES?

¿Conoces Retortillo y Villavieja de Yeltes?
 
RETORTILLO (Río Yeltes y Balneario)

VILLAVIEJA DE YELTES. (Río y dehesa)

¿Conoces la dehesa del Campo Charro?

Miles de hectáreas de monte con un gran valor serán destruidas por la mina de uranio

Es un lugar bellísimo en el corazón del Campo Charro, provincia de Salamanca (España).

Hoy está muy amenazado por la instalación de una mina de uranio a cielo abierto en medio de los dos municipios.

Mina de uranio

Estos terrenos albergan recursos naturales y vida silvestre.

Cuando una minera llega a una región, desplaza a la gente, devasta la vegetación, los animales emigran, dinamitan los montes, y después para separar el uranio de la roca utilizan grandes cantidades de agua que mezclan con sustancias químicas altamente contaminantes.

Los desechos tóxicos llegan a las aguas subterráneas y cauces de los arroyos y río Yeltes que desemboca en el  río Duero antes de adentrarse en Portugal.

La empresa Berkeley Minera arrojará al río 3.000 litros de agua cada minuto, procedentes de la mina. (180.000 litros a la hora. 4.300.000 litros día, etc. etc.)

Con los daños ambientales se pierde la calidad de vida y con ello aparecen los problemas sociales y tarde o temprano nos obligarán a marcharnos de aquí.

Quedará solamente un paisaje muerto y contaminado. Lo único que dejarán es devastación.

 Los únicos que ganan son ellos.

La industria minera es la industria más tóxica.

La minera destruye el tejido social local.

Yo soy de Retortillo, soy Salmantino y digo NO A LA MINA porque la vida vale mucho más que el uranio.

CAMPO CHARRO, MIRA AL FUTURO

NO A LA MINA. SI A LA VIDA.




Quiero ser sincero y poder preguntar a las autoridades competentes en la concesión de los permisos:

¿Porqué van a quitar las tierras a nuestros paisanos?, ¿Porqué las venderán a la multinacional Berkeley?. 

La gente del campo está destrozada y pregunta que está pasando. 

Ya lloran sus tierras que esperan las máquinas. 

Es la minería, que a la dehesa llegó comprando conciencias, destruyendo bosques, la naturaleza y nuestra cultura que abuelos y abuelas nos han dejado.

De nuestras tierras nos quieren despojar. Hombres y mujeres son amenazados. 

Están saqueando la comarca. Empresas extranjeras ofrecen pan para hoy que implica hambre para mañana.

Estamos renegando de nosotros mismos. 

Si estás luchando por los derechos humanos, como te vas a olvidar de que nosotros pertenecemos a la naturaleza. Si renegamos de nuestra madre naturaleza estamos renegando de nosotros mismos.

POR EL AGUA Y POR LA VIDA, 
YO DIGO ¡NO A LA MINA!

Jesús Cruz.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Es complicado.Como en toda nuestra comunidad ,la despoblación y el paro avanzan de modo imparable.He hablado con dos amigos de la zona y no les gusta,pero me dicen que"al menos dará algo de trabajo"

Arístides Royo dijo...

Y vuelta la burra al trigo...Dices bien, "algo" de trabajo...¿ A cambio de qué? ¿ De cargarte el balneario, de dejar la comarca convertida en una escombrera yerma y envenenada..?
Con dos dedos de frente que tuviéramos, solo dos dedos, ya no pido grandes clarividentes, este problema no existiría....Pero como decía un señor de mi pueblo: Además de pobres, brutos por añadidura....

Manuel José Lorenzo dijo...

Verdaderamente es un tema complicado. El paro y la despoblación son dos males endémicos que nos acompañan desde hace muchas décadas, sólo hay que mirar los anuarios demográficos. Dicho esto, en estos años con nuestros votos por un lado y con nuestra pasividad por otro hemos permitido gobiernos autonómicos y diputacionales que NO HAYAN HECHO NADA por nuestra comarca. Unas carreteras tercermundistas, una conexión de internet tercermundista unos centros de salud de chiste y suma y sigue. Todo eso lo sabemos y algunos lo hemos sufrido en nuestras propias carnes teniéndonos que ir a trabajar a cientos de kilómetros de nuestras: casas, padres, familia, amigos... Pero agarrarse al clavo ardiendo de la mina, por unos supuestos puestos de trabajo es algo que nos puede salir muy, muy caro. Reitero lo de supuestos porque en NINGÚN PAPEL OFICIAL presentado por la empresa Berkeley aparece que los puestos de trabajo serán ocupados por la gente de los pueblos afectados. Tampoco hay que olvidar que Berkeley es una empresa prospectora NO explotadora, lo cual quiere decir que cuando vendan la concesión de la mina eso NO significa que la empresa compradora vaya a respetar los acuerdos a los que hubiese llegado Berkely anteriormente. Es como apostar tu casa y tus ahorros a una carta que no sabes, ni si quiera, si pertenece a la baraja española o la francesa. Lo único que está claro es que va a destrozar, contaminar, destruir todo lo que hemos conocido hasta ahora y si por desgracia se hace realidad esta pesadilla ten por seguro que no habrá una vuelta a tras. Sólo tienes que mirar las fotos de satélite de la mina ya cerrada de Saelices el Chico para darte cuenta que es un auténtico erial.Por cierto si buscais en internet vereis que durante los años que duró la mina (1974-2001) la población del pueblo pasó de 340 a 176 habitantes. Entonces la pregunta es: ¿Quién o quiénes se beneficiaron de la mina? Por lo visto, el pueblo no mucho pues perdió a la mitad de su población. Un saludo.

Anónimo dijo...

SI TIENE SOLUCION HAY QUE DARSELA .SINO LA UNION HACE LA FUERZA, Y SI NO LLEGA PARA ESO ESTA LA DESTRUCION....... Y SI NO HACEN CASO SE LLEGA A LA MUERTE QUE ES LO QUE NOS ESPERA-VECINOS HAY QUE HACERLO.