12 de enero de 2016

STOP MINERÍA DE URANIO EN LA DEHESA SALMANTINA.

La minería a cielo abierto pone en peligro los ecosistemas y la forma de vida de los pueblos salmantinos, pero estos han decidido no resignarse.


Francisco Castejón, físico nuclear, incide en los problemas que genera la minería del uranio, ya que “reúne los problemas de destrucción del territorio de todas las minas a cielo abierto y suma las específicas del uranio: metal pesado radiactivo, acompañado de gas radón. Esto afecta a las personas y al medio.


La megaminería es una de las metáforas más tristes del absurdo de un sistema económico que confunde desarrollo con crecimiento, y beneficio con dinero


 No necesitamos minas de uranio a cielo abierto en Salamanca: cáncer, contaminación del agua, peligro nuclear...


Las consecuencias para el medio ambiente son más que alarmantes, comenzando por los daños al paisaje y la biodiversidad que producen esas brutales detonaciones.



“El modelo de la megaminería plantea un conflicto territorial: compite por recursos, como la tierra y el agua, y reestructura e influye en la forma de vida de las poblaciones locales”. Optar por la actividad minera del uranio conlleva renunciar a la agricultura, la ganadería y al turismo.


 No necesitamos que nos dejen material radiactivo tirado en nuestros campos cuando se vayan....


 No necesitamos que los dueños de las tierras donde harán las excavaciones se queden con un problema de residuos radiactivos en sus tierras, que tendrán que gestionar cuando la empresa se vaya , que se irá.......



Apoyemos  la lucha contra la empresa que quiere imponer minas de uranio a cielo abierto por toda Salamanca, y además, de propina, un cementerio nuclear en Retortillo, famoso por su balneario de aguas medicinales......




 No necesitamos que nuestras casas y nuestras tierras  valgan CERO cuando se pongan las minas...¿ quien va a querer comprar una casa o una parcela en terrenos con peligro de radiactividad ? En Portugal ya pasó....




 "la industria minera dista mucho de contribuir a mitigar la pobreza y el desempleo, y en cambio suele avasallar los derechos humanos".




 No necesitamos el cementerio nuclear que pretenden abrir en Retortillo......


 “Mina es muerte” “No a la Mina. Sí a la Vida”.




 No necesitamos más mentiras cuando dicen que crearán empleo 9 años.... pues destruirán muchos más y, estables.




Sin embargo, Berkeley, ha conseguido que los gobernantes, sean sus mejores aliados.

2 comentarios:

Lorenzo Calderon Oliva dijo...

Algunos gobernantes poderosos otros en minoria no aceptamos ya veremos cuando el Gobierno cambie si es que cambia ahi estaremos los minoritarios

Anónimo dijo...

Buscar y leer en internet..erase una mina.el legado de uranio en la nación navajo....Eso es lo que van a dejar?.