25 de noviembre de 2013

EL PROYECTO MINERO DE URANIO Y LOS RIESGOS PARA LA SALUD HUMANA.


Stop Uranio da a conocer un estudio científico de dos prestigiosas universidades norteamericanas que vincula proyectos mineros como el de Berkeley con los riesgos para la salud humana

El texto, avalado por la División de Toxicología del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Comunitaria de la Universidad de Texas y el Departamento de Medicina Preventiva y Social de la Universidad del Estado de Nueva Yok hace una evaluación de los riesgos derivados para la población local de la exposición a proyectos de minería del uranio que incluyen procedimientos de trituración y molienda, concluyendo que "existe un aumento del riesgo para la salud" y que "algunos de los problemas de salud pueden ser relacionados con la exposición a los contaminantes radioactivos" derivados del proceso.
 
 
Mina de uranio a cielo abierto.
 
El estudio, bajo el título "Monitorización de la población: experiencia con residentes expuestos a los residuos de la minería del uranio / molienda", integra las mediciones de exposición con el análisis de biomarcadores validados para proporcionar una información más fiable para la evaluación de riesgos y prevención de enfermedades, utilizando un enfoque multidisciplinar para dilucidar los riesgos potenciales para la salud de la población que vive alrededor de las instalaciones de minería/molienda de uranio.
 
En el mismo, se analizaron muestras ambientales de Uranio-238 (238U) y las concentraciones de isótopos de plomo mediante tecnología de espectrometría de masas y se recogieron muestras de sangre para el análisis citogenético, con el objetivo de detectar mutaciones a nivel cromosómico que pudieran derivar en problemas para la salud.
 
Finalmente, se encontró que las concentraciones de Uranio-238 (238U) en las muestras de suelo de los entornos mineros fueron "significativamente más altas que en las de las áreas de control", lo que indica "la contaminación del medio ambiente por las actividades de minería/molienda", concluyendo que los residentes locales que han estado expuestos a diario "a bajos niveles de contaminación radioactiva de las actividades de minería/molienda" tienen "más aberraciones cromosómicas que los controles" y "una respuesta significativamente anormal en la reparación del ADN en comparación con las células de la misma población de control".
 
En conclusión, la contaminación ambiental derivada de los entornos donde se desarrollan proyectos de minería de uranio que emplean procedimientos de trituración y molienda en el procesado de mineral "es consistente con los efectos genotóxicos observados en los residentes" de las zonas aledañas, aumentando el riesgo y que "algunos de los problemas de salud pueden ser fácilmente relacionados con la exposición a los contaminantes radioactivos", como el riesgo de contraer determinados tipos de cáncer.
 
PARA STOP URANIO, LA SALUD DE LA POBLACIÓN NO ES NEGOCIABLE
 
Para la Plataforma contra la mina de Uranio, este y otros estudios médicos confirman una vez más la inviabilidad del proyecto de Berkeley en las comarcas salmantinas y la tremenda irresponsabilidad ejercida desde el actual Gobierno autonómico, que en la práctica está primando la rentabilidad de una empresa privada multinacional a la salud efectiva de la población, siendo también un claro mensaje a todas aquellas formaciones políticas que en aras de conseguir votantes y representatividad apoyan este proyecto minero de manera interesada sin considerar el factor verdaderamente esencial, como es la protección de un medio ambiente sano para vivir.


No hay comentarios: