11 de noviembre de 2013

RETORTILLO. EN EL LUGAR DEL CRIMEN.

EN EL LUGAR DEL CRIMEN
 
Apenas dos centenares de metros separan el balneario Los Baños de Retortillo de donde vive el asesino. Los jubilados y viejitos que pasean en grupos por la carretera se paran a mirarlo. El criminal no tiene rostro, pero todos, al fijarse, ponen la misma cara de sorpresa. ¡No entienden que hace allí!

—¿Qué es esto, una fábrica? ¿Cómo es posible que vayan a poner aquí una fábrica, en medio del bosque, pegada al balneario? —pregunta uno de ellos.

—¡Lo destruirán todo! —añade la que parece ser su mujer.

—¡Contaminarán el río! ¡Acabarán con el balneario! —recalca, con tristeza, la anciana que les acompaña y que asegura haber venido ya más veces a este “centro de salud”, como lo llaman muchos. 




Berkerley Minera España, SA ha arrancado ya algunas encinas para hacer sus oficinas. Una valla doble —la primera de dos metros, la segunda coronada con alambre de espinos—, les protege del descontento de la gente de los pueblos que van a envenenar, de los grupos de personas mayores que a diario pasean por el arcén de la carretera y les señalan con el dedo —ahora hay más de 300 "pacientes" en Los Baños— y del miedo y el espanto que ha generado en la comarca.

 El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, que jamás ha visitado este regalo de la naturaleza, acaba de otorgarle a la empresa minera un permiso en el que se les reconoce un “impacto medioambiental favorable” a la explotación.¡¿Se puede cometer mayor tropelía?! Pero es que no hay en Salamanca políticos a los que se les caiga la cara de vergüenza? Porque si usted, usted y usted vienen aquí y se dan una vuelta por el entorno de estos bosques verá la barbaridad que va a cometerse. ¡No tiene nombre! Un río casi virgen, varios arroyos, una Zona Especial de Protección de Aves (ZEPA), un balneario que da trabajo a 70 personas y “sana” (o casi) anualmente a más de 6.000, una ganadería extensiva de bovino, ovino, cerdo ibérico... Todo esto quedará enterrado bajo el polvo radioactivo y las escombreras...
Vengan, vengan y vean.
 
Texto y fotografías: Joaquín Mayordomo Sánchez.


1 comentario:

Anónimo dijo...

van a envenenar la tierra y con ello a todos nosotros y a las generaciones venideras. Y la población ¿qué hace? Creo que aquí la gente no sabe valorar lo que tiene; si no, no entiendo esa completa indiferencia, apatía, resignación... o lo que sea (porque no creo que simplemente se hayan creído que esto vaya a traer algo bueno).