10 de septiembre de 2013

LA GACETA DE SALAMANCA, ÚNICO MEDIO QUE NO INFORMA DEL CONFLICTO MINERO GENERADO POR BERKELEY EN LA PROVINCIA

Escandalosas prácticas informativas del único diario impreso de Salamanca al negarse a informar sobre el conflicto originado por la compañía australiana Berkeley en torno a la mina de uranio

La Gaceta de Salamanca, creado en 1920 y propiedad del Grupo Promotor Salmantino S.A. desde 1984, informa exclusivamente sobre los comunicados de la minera de la que ha recibido diversos patrocinios, contraviniendo la más elemental ética periodística.

Era un secreto a voces pero fuentes cercanas al propio diario lo han confirmado: La Gaceta de Salamanca, único periódico impreso en activo en la ciudad castellano-leonesa, se niega a dar cobertura informativa a cualquier información crítica hacia el proyecto de la mina de uranio de la filial de la empresa australiana Berkeley en España, con la que ha mantenido diversos acuerdos comerciales.

Más allá del sentir profesional de su actual director, Julián Ballestero, o cualquiera de los redactores del medio, todas las decisiones son controladas por Jaime González Lucas, director general de la sociedad, en cuyo mandato ha delegado de manera plena y por escrito el consejo de administración del Grupo Promotor Salmantino S.A., según documentación recibida por ALERTAMINERA.net.

Con un capital social certificado en el 2012 de 528.000 euros y dedicada principalmente al ámbito editorial, este grupo empresarial tiene también intereses en el ámbito de la energía si bien como figura en sus propios estatutos las actividades desarrolladas por la sociedad pueden ser, total o parcialmente llevadas a cabo de "modo indirecto mediante la participación en otras sociedades con objeto análogo".

La teoría indica que la tarea primordial del periodismo moderno es la de informar y ayudar a interpretar el mundo a la sociedad de la que forma parte, pero desgraciadamente en muchos casos no hay nada más lejos de la realidad. Para algunos medios, la verdadera función de la profesión de informar es fundamentalmente política y/o comercial, al margen de conceptos como la objetividad y la imparcialidad periodísticas, en una compleja relación social en la que los medios de comunicación tienen el papel de reproducir la ideología dominante, vendiéndose sin problemas al mejor postor.

Tales soportes son una mera expresión deformada de la realidad, que ejercen un discurso fragmentario y distorsionado de lo que se quiere legitimar, caracterizado por una total ausencia de espíritu crítico y un pobre análisis de la actualidad. Algo que los lectores ni olvidan ni perdonan. Más en tiempos de una asfixiante crisis del sector que ha provocado la desaparición de la capital salmantina de dos de los tres periódicos impresos que hasta hace poco podían consultarse a diario
 
http://www.alertaminera.net/2013/09/escandalosas-practicas-informativas-del.html#.Ui7RFca-2Sp

1 comentario:

Arístides dijo...

Parece obvio que la información que publica La Gaceta está orientada en una sola dirección, que ahora se haga público este caso no hace sino corroborar las sospechas de maridaje entre la minera y el periódico,algo que sin ser un ilustrado resultaba evidente.