21 de febrero de 2017

LA MINA DE URANIO DE BERKELEY QUE AMENAZA AL CAMPO CHARRO EN SALAMANCA

Las encinas lloran en Salamanca: La mina de uranio que amenaza al campo charro
 
La multinacional australiana Berkeley logró la concesión de la explotación de la mayor mina de uranio de Europa. Una veta de 4,3 kilómetros de longitud y 120 metros de profundidad partida en dos por el río Yeltes, protegido dentro de la Red Natura 2.000 europea.
La organización ecologista WWF rechaza y se opone al proyecto y se suma a la denuncia de otras entidades como la plataforma ciudadana Stop Uranio, EQUO o Ecologistas en Acción en un proyecto sobre el que sobrevuelan acusaciones de corrupción, tráfico de influencias , compra de voluntades, amenazas...  
 
Las encinas lloran en Salamanca: La mina de uranio que amenaza al campo charro
 
 
Las encinas lloran en el Campo Charro y los toros bravos no se acercan a las orillas del Yeltes y el Huebra a saciar su sed porque las aguas bajan turbias de uranio y teñidas de negro muerte. 
 
La apertura de la mayor mina y planta de concentrado de Uranio de toda Europa en Retortillo (Salamanca) tiene en pie de guerra a buen parte de los habitantes de la comarca de Campo de Yeltes, que forma parte de la gran llanura del Campo Charro.
 
 
 
Zona ganadera por excelencia, de gran valor ecológico y que ve, en buena parte, como su estilo de vida se verá seriamente alterado por la mina que ya construye la multinacional minera australiana Berkeley, que logró la concesión en 2011.

Dudas sobre la concesión de la mina en 2011

Una concesión, la de la mina 'Retortillo-Santidad', sobre la que existen serias dudas y acerca de la cuál planea la sombra de la corrupción y el cohecho.
 
Los dos concejales del PP en Retortillo, Andrés Matías y Eustaquio Martín, trabajan para Berkeley, y el que fuera alcalde, Javier Santamartina, también del PP, vendió en 2012 una finca de su propiedad a la compañía minera por 197.000 euros, el doble de su precio de mercado para instalar allí sus oficinas. Esta operación se cerró meses después de que la minera iniciara la tramitación de los permisos ante la Junta y ante el propio Ayuntamiento.
 
 
 
Berkeley ha conseguido que la Junta le conceda la licencia medioambiental tras ocultar que iba a generar residuos radiactivos; el Ministerio de Industria le dio su autorización pese a los recelos del Consejo de Seguridad Nuclear; y la UE le dio su visto bueno porque considera la extracción del uranio como una actividad "estratégica", aunque no es de extrañar que algo haya tenido que ver el buen hacer de Manuel Lamela, ex Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, (pagado por la mina) con Arias Cañete, comisario de Energía de la UE, y su ex jefe en el Ministerio de Agricultura, para obtener las bendiciones europeas.
 
Pero en el Campo Charro prima el miedo. El miedo y la indignación. Y el enfrentamiento. Enfrentamiento entre los vecinos, los ayuntamientos... Miedo que altera el rostro cuando alguien pronuncia palabras como uranio, radiactividad, Fukushima, Chernóbyl o cáncer. Además, la población teme que la mina les impida comercializar su ganado (cerdo ibérico y vacas morucha, sobre todo, además de las ganaderías bravas de lidia que existen en la zona) o que los bosques de robles, alcornoques y encinas se mueran por efectos del polvo radiactivo. De momento, solo para que la mina se abra, más de 25.000 de estos árboles deben ser arrancados.
 
 
 
La veta de uranio, de 4,3 kilómetros de longitud, casi uno de ancho y 120 metros de profundidad (según las prospecciones de Berkeley), está partida en dos por el río Yeltes, cuyo cauce y riberas están protegidos por las directivas europeas de protección medioambiental.
 
La empresa ha vallado 2.517 hectáreas, de las que 240 estarán ocupadas por la huella minera, escombreras y una decena de balsas; enormes contenedores de líquido que mediante el procedimiento de lixiviación estática facilitarán la extracción del óxido de uranio (U3O8).
 
Este sistema requiere cantidades ingentes de agua que, mezclada con productos químicos como el ácido sulfúrico, la sosa cáustica o el ácido clorhídrico, posibilitará la decantación del mineral.

5 millones de kilos de U308

El yacimiento, según Berkeley, alberga cinco millones de kilos de U3O8 que, "al precio en el mercado a largo plazo", explican, "tendrían un valor de más de 430 millones de euros". "La mina, entendemos, es muy rentable", concluyen. Eso a pesar de que la vida prevista son 10 años y la inversión se calcula en 354 millones de euros.
 
Desde que la concesión se hizo una realidad, la futura extracción de uranio en Retortillo y Villavieja de Yeltes ha tenido detractores y defensores del proyecto que han mantenido diversos encuentros y cruces de declaraciones para dar razones suficientes que defiendan su postura. En definitiva, a un lado de la balanza la radiación, las emisiones de gas radón y sus efectos sobre el medio ambiente y la salud; al otro, la inyección económica para la provincia de Salamanca y la creación de puestos de trabajo.
 
Así, ahora, los Portavoces de los Grupos Políticos Ganemos Salamanca, Partido Socialista Obrero Español y Ciudadanos de la Diputación de Salamanca quieren que se elabore un informe por especialistas del Centro Nacional de Epidemiología del Cáncer del Instituto Carlos III de Marid, sobre las posibles repercusiones que puede tener para la salud de los habitantes de la provincia de Salamanca la apertura y funcionamiento de la mina y planta de uranio de Retortillo-Santidad. 

La denuncia de WWF ante la Comisión Europea

Por su parte, WWF ha denunciado en un informe remitido a la Comisión Europea los "graves impactos ambientales" que producirá la construcción de "la mayor mina y planta de concentrado de uranio de toda Europa" en un espacio de la Red Natura 2000.
 
La ONG denuncia así la mina de la empresa minera australiana Berkeley en el espacio de la Red Natura 2000 'Riberas de los Ríos Huebra, Yeltes, Uces y afluentes' de Retortillo (Salamanca).
 
En su informe, WWF advierte de que entre los impactos más graves de la explotación minera está la "probable extinción" de la Sarda salmantina, una especie protegida de pez, único en esta zona y afectará a otras especies acuáticas de anfibios y reptiles.
 
 
 
Por ello, se opone "rotundamente" al proyecto porque destruirá una zona Red Natura 2000 con hábitats únicos, pero también pondrá en riesgo la economía local, ya que acabará "de forma inmediata" actividades tradicionales como la ganadería de vacuno o el turismo rural y termal (hay que recordar que en el entorno de la mina se sitúa el balneario de Retortillo).
 
Además, WWF ha denunciado ante la CE que los impactos ambientales "más graves e irreversibles" de esta mina a cielo abierto "no han sido tenidos en cuenta en la Declaración de Impacto Ambiental". La ONG destaca que la mina se encuentra con hábitats "tan valiosos" como encinares, prados y bosques de ribera, que albergan especies amenazadas protegidas a nivel europeo, como el águila real, la cigüeña negra o el galápago leproso.

"El río Yeltes en grave riesgo"

Asimismo, advierte de que la construcción de la mina, la toma y los vertidos de agua asociados pondrán "en grave riesgo" la situación del "ya alterado" río Yeltes, ya que aumentará la carga de contaminante en parte con riesgo radiactivo, disminución de caudales y alteración morfológica del río.
 
La ONG acusa de "falta de consideración de estos impactos" a la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, y advierte de que esto supone un incumplimiento de la normativa española y europea.
 
Con su denuncia, WWF rechaza y se opone al proyecto y se suma a la denuncia de otras entidades como la plataforma ciudadana Stop Uranio, EQUO y Ecologistas en Acción.
 
Según Stop Uranio, José Ramón Barrueco, secretario de la plataforma y concejal de Villares de Yeltes, que se reunió con los diputados Juantxo López de Uralde (EQUO) y David Serrada (PSOE) y Miguel Carpintero (Asistente técnico de Ciudadanos) hace unos días reunido en el Congreso, explicaba que "venimos al Congreso continuando con el trabajo que está haciendo la plataforma contra la apertura de la mina. Es un proyecto que no cumple con la legalidad y que ya está denunciado en distintos ámbitos judiciales", declaró.

Polvo radiactivo

WWF, por su parte, ve "muy preocupante" que se haya aprobado un proyecto de estas caracteríticas sin evaluar los riesgos de los residuos radioactivos para la población humana, como son la presencia de polvo y partículas radiactivas en el aire, el almacenamiento de residuos radioactivos con riesgos de filtraciones al río o al acuífero o roturas de balsas, entre otros.
 
Europa cuenta con minas de uranio en la República Checa y en Rumanía ya que todas las demás han sido clausuradas. Países como Francia o Portugal han abandonado esta actividad minera por su alto impacto ambiental y escasa rentabilidad actual.
 
 

Expediente sancionador del Ayuntamiento

Y al Ayuntamiento de Retortillo no le ha quedado más opción que abrir, hace unos días, un expediente sancionador a la empresa minera Berkeley Minera España S.L, tras informarle la Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo de Salamanca, que las obras de desvío de la carretera SA-322 tienen que ser autorizadas.


 
Así el Ayuntamiento de Retortillo ha paralizado esas obras de las que fueron informados por los vecinos del municipio. "Es incomprensible la impunidad con la que actúa Berkeley", aseguraban desde Stop Uranio.
La empresa se acoge a que presentó una declaración responsable para dar inicio a las obras. Esa declaración responsable, "no es una carta blanca” para ejecutar unas obras para las que necesita autorización de uso excepcional de suelo rústico y licencia urbanística. Al faltar esa autorización, los vecinos de Retortillo no han podido alegar los daños que se han producido por las obras de desvío de la carretera.
La realidad es que Berkeley da por descontada la sanción que le pueda ser impuesta. Su objetivo, por lo que parece, era aparentar que la mina había comenzado aunque carezca de los permisos oportunos.
 

8 comentarios:

anonimo dijo...

Mirar empecezado a leer y no he podido seguir, no quiere decir que no siga por supuesto. Pero decir que esto es igninante, me gustaria que esas personas que dieron su aprovacion a esta cosa, salieran las fotos en la prensa para que cada vez que las veamos por la calle les pongamos cara por esta ruina economica y de todo tipo. Si estan orgullosos no tendran problema, no? No es poo nada, es para darles las gracias y si el dinero que han ganado no les pesa, por que se puede vivir con unas patatas y ser feliz.

anonimo dijo...

Berkeley fuera de nuestras tierras.d a la vida

Anónimo dijo...

Que vergüenza habéis dado en Valladolid

anonimo dijo...

Gracias stop uranio por todo lo que haceis.
Gracias. Si a la vida

Anónimo dijo...

Más vergüenza dais apoyando este nefasto proyecto y lo acabareis pagando con todo el peso de la ley.
Y los que ayudáis y apoyáis está barbaridad lo pagareis con vuestra salud a medio plazo y encima jugando con la salud de los demás.
NO A LA MINA!!! Y SI A LA VIDA!!

Anónimo dijo...

Vergonzoso,como se vende la gente, que poca dignidad

monica monlleo dijo...

Creia que solo pasaba en Mordor, la misma escena. Animo en la lucha .

Anónimo dijo...

Mordor no tiene nada que envidiar , la misma escena , patetico. Animo en la lucha!!