18 de febrero de 2017

DEBATE SOBRE LA MINA DE URANIO DE RETORTILLO

DEBATE SOBRE LA MINA DE URANIO DE RETORTILLO EN LA FACULTAD DE GEOLOGÍA DE SALAMANCA

 Viernes 17 de febrero de 2017
 
 
 
Buenas tardes.
 
Hubo un tiempo de esperanza, cuando al terminar la dictadura nos apropiamos de una ilusión, de un ideal de justicia, de libertad y de cultura que entonces parecía al alcance de todos. Pronto nos dimos cuenta que el poder, el dinero y dios son la misma cosa, una trinidad muy bien definida y planteada por el gran pensador, filósofo, ensayista, poeta y lingüista que fue Agustín García Calvo. Agustín decía que hablar de algo significa siempre hablar en contra, este es el caso, y por ello, hablar de la energía nuclear es hablar en contra de ella y de todo lo que lleva consigo, desde las experiencias de las centrales nucleares, unas nefastas y otras terroríficas. Las nefastas, son todas, porque nadie sabe qué hacer con el muerto que no es otro que los residuos, las terroríficas son las que han tenido accidentes que han contaminado y que siguen sin control a pesar de los años, me refiero lógicamente a Chernóbil, de infausto recuerdo y al accidente de la central de Fukushima, con una contaminación sin precedentes del océano Pacífico, consecuencias desveladas hace unos días en uno de los reactores que parece imposible de domesticar, y por último, lo más cercano en el tiempo: la explosión habida la semana pasada en otra central francesa. Es evidente pues, que este tipo de energía no es inocua. 

 No vamos a hablar hoy, aunque debiéramos, del uranio utilizado para el miedo, el lucro y la masacre a nivel planetario que es el que se usa con fines armamentísticos, pero esto merece otro debate.

 El colectivo al que pertenezco nacido en el seno de la sociedad salmantina para defender la tierra y la vida de los ataques sin escrúpulos de las empresas que están a favor de este tipo de energía, se opone frontalmente a todos los supuestos nucleares señalados anteriormente, y a que se usen como armas arrojadizas y especulativas, apostando por energías muchísimo más respetuosas con el medio como son: la eólica, la solar, la geotérmica etc. que curiosamente, el gobierno español en un alarde de “inteligencia suprema” las ha penalizado favoreciendo a otras entre las que se encuentra la que aquí nos trae esta tarde y empeñándose, no en cerrar las centrales nucleares ya existentes, sino en mantenerlas e incluso prolongarles su vida más allá, si fuera preciso, de los límites que marcan la in-seguridad de todos los que habitan en lugares cercanos a ellas, como son los casos de Garoña y Almaraz.

 En esta huida hacia delante hay que incluir la futura explotación a cielo abierto de la mina de uranio en Retortillo y nos preguntamos si el uranio de esta mina se va a utilizar con fines bélicos o no, no lo sabemos, no nos han dicho en manos de quién va a acabar el tesoro escondido en el subsuelo -estatal, por cierto- del pueblo que me vio nacer hace 63 años, 7 meses y 10 días, asunto este que debiera plantearse para que de una vez por todas los colaboradores de la multinacional australiana se vean retratados en un lugar u otro.

 En esto que llaman DEMOCRACIA, las gentes con fe votan cada cuatro años y en cada campaña se repiten las mismas promesas cual señuelo de futuro inalcanzable. Cada cuatro años el poder del dinero se hace con la fe y la esperanza de los creyentes, cosa que vuelven a repetir al cabo de otros cuatro con las mismas cantinelas y promesas al por mayor: menos paro, más trabajo, más igualdad, mejor sanidad, mejor educación, más gastos sociales y dinero, más dinero para todos y cada vez mejor repartido. En el transcurso de cada legislatura cambian de nombre las cosas que no pueden cumplir y a veces hasta la ley si fuera necesario, la corrupción es constante e intrínseca porque se ha hecho lo contrario de lo prometido, es decir, se vuelve a engañar una y otra vez a los que tienen fe, ¿en qué? en el señuelo del futuro porque saben que ellos, los elegibles, no son más que unos corre-ve-y-diles de dios, el poder y el dinero, tres conceptos distintos y un solo objetivo verdadero: seguir robando a todos los creyentes y no creyentes sin que lo noten demasiado.

 Pues bien, si se sustituye esta malévola TRINIDAD por el nombre de una multinacional minera que todos conocemos, se puede comprobar que desde que esta aterrizó en Retortillo, todo ha sido exactamente igual: promesas incumplidas “no se preocupen Vds. se les dijo, las encinas no se van a cortar, se van a trasplantar” “este pueblo va recibir euros a raudales”, es cierto, en forma de concursos de pintura ecologista, de fotografía, de gambas, jamón, corridas taurinas y hasta un parque bio-saludable, ¡qué desfachatez! si esto no es como compra de voluntades... 

 Nos han tratado como si fuéramos niños tras el señuelo del caramelito “os prometemos casi mil de puestos de trabajo”, “los establecimientos hosteleros van a tener que contratar a docenas de personas” o cosas como…“cuando nos vayamos de aquí lo dejaremos todo como lo encontramos y plantaremos 4 veces más de encinas que las que se van a… trasplantar.. ¿o quisieron decir destruir? y como en el cuento anterior, nada se ha cumplido, ni en forma ni en plazos, ¿se cumplirá? sigue siendo cuestión de fe. Ahí están los que ocupan los míseros puestos de trabajo, muchos de ellos temporales, derribando y troceando encinas hasta de noche, sin la licencia correspondiente de un ayuntamiento que al entrar en él más parece un templo para rezar al dios todopoderoso: Berkeley Minera, que tiene poder incluso para cambiar las fechas de los plenos, actuar sin licencias de sus… “concejales-que-trabajan-para-nosotros”

Los jefes de esta iglesia no han venido a este debate, pero sí que van a Retortillo antes de los plenos ¿a qué? alguien debiera decirlo y debiera dar alguna explica… (perdón, perdón, no estamos en la democracia de dar explicaciones a nadie) El poder absoluto nunca las da, el poder omnipotente construye balsas de agua cruda (dicho por ellos mismos hace unos meses para seguir cotizándose en el verdadero templo: la City londinense, sin licencia y cambiándolas de nombre, ahora las llama catas según reza en el pliego de alegaciones que este dios ha interpuesto para eludir la apertura del expediente sancionador que el propio ayuntamiento ha tenido que instruir porque él mismo no le había dado la licencia de obras meses antes. Todo muy legal y mucho legal.

 Con ser todo esto insufrible, lo peor de todo no es ni saltarse la ley, ni hacer lo contrario de lo que se dijo, ni mentir… Lo más deplorable de todo es la división de las familias, la división de Retortillo en dos partes, cada vez más irreconciliables. Escuchar frases como “los que estáis en contra de la mina queréis que muramos de hambre” o “esta mina se hace por mis cojones” o la peor de todas: “ya no somos de la misma familia” y cosas por estilo como amenazas veladas y explícitas de todo tipo. Esto, sres. de Berkeley ¿CÓMO COJONES (*)SE ARREGLA? ¿Cómo se trasplanta? Berkeley sabía que este desaguisado familiar iba a pasar, que algunos, que no cobramos nada, no íbamos a estar a su favor y que íbamos a luchar hasta la extenuación con dignidad por la tierra que nos vio nacer, una tierra que sigue estando cargada de posibilidades respetuosas con el medio como sería una declaración de parque natural que desarrollara un plan para la conservación de las especies en peligro de extinción, del Balneario y de sus puestos de trabajo, así como en los pequeños negocios hosteleros de la zona a muchos años vista y no con la destrucción de todo ello y con una pequeña ayuda por unos pocos años que destruirá el entramado agrícola, ganadero y hostelero de la zona.

 Señores de Berkeley aquí presentes, (así reza en el cartel de este debate), no nos gustaría oírles decir en su turno que fueron engañados igual que a los demás, que Uds. solo cumplen con su trabajo. Digan la verdad que cobran de una multinacional dueña del destino de esta tierra con la complicidad de la Junta de Castilla y León, verdadera responsable de todo lo que está pasando, y que su informe de impacto ambiental solamente con que contemple la destrucción de una sola encina es un informe en contra de una comarca y es un informe en contra de la vida.
 
VIDA SÍ, MINA NO!!
 
(*) perdón por el término.

https://www.facebook.com/elojokemira?fref=ts

6 comentarios:

Anónimo dijo...


Fue un placer escucharte ayer Victorino García Calderón, nervioso, emocionado, pero certero en la responsabilidad de Berkeley con las centrales nucleares, con la guerra, con la ganancia económica de unos pocos a costa de la muerte de muchos. La misma relación de quienes a nuestro lado, paisanos, se venden para traernos la desgracia. Me hubiera gustado preguntarles como le explican a sus hijos lo que hacen, si les hablan de Fukushima, de Chernóbil, de Hiroshima, por poner algunos infaustos ejemplos.

Diste el necesario punto de humanidad al ruido técnico y legal, de uno y del otro lado de la mesa. Tú y aquella desconocida joven gallega que simplemente apelaba al sentido común, ese que nace del corazón y la mente no sometidos a la coacción del dinero y el poder.

Y sí, algunos fuimos maleducados, protestamos, no podíamos callar ante las mentiras y el despliegue de soberbia y coacción de quienes tienen dinero para pagarse 48 autorizaciones con otros tantos o más informes comprados de científicos, técnicos, autoridades o funcionarios. No hay ciencia, técnica o autoridad contra la gente, contra la tierra, nuestra y de quienes vienen detrás. No hay ciencia ni ley separada de los intereses de quien la puede pagar. Los maleducados ayer solo somos pobres, mindundis, pero no tontos.

Quienes no tenemos dinero para pagar un solo informe, a ningún científico o autoridad que nos de la razón, quienes solo tenemos corazón y sentido común, solo tenemos nuestra mala educación para expresarnos, esa mala educación de la que nos acusan quienes nos quieren como público informe y callado, meros receptores de ruido para embotarnos, para frenar nuestra acción, quieren que seamos espectadores ante nuestra propia matanza.

Por eso, una vez más, como maleducado digo, no a la mina, no a la muerte escondida, mandemos a Berkely a la mierda de la que salen, de la que viven, defendámonos por humanidad, por dignidad, por sentido común

Anónimo dijo...

Muy bueno, Victorino. Y muy de acuerdo con el comentario anónimo. Berkeley ya no puede darnos respuestas; a estas alturas ya no nos engañan.

Anónimo dijo...

Hasta el rabo todo es toro
SI A LA MINA

anonimo dijo...

Y no voy a decir lo que eres tu, pero sobretodo ignorante, espero que nunca tengas que arrepentirte de este comentario y sobre todo da la cara. No a la mina y la gente como tu.

anonimo dijo...

Hay que seguir luchando, la sentencia de muerte ya la tenemos.si a la vida.

Anónimo dijo...

Enhorabuena Vitoriono , una exposición magistral, como ya nos tienes acostmbrados, una pena no estar ahi, para apoyar pero desde lejos estamos en la lucha y deseando que al final triunfe la razón , pero que sea inmediata , y que disfrutemos unos y vivamos otros de lo buenos que nos da . En cuanto al que tiene rabo de toro, esperemos que no tenga que comerlo con patatas radioactivas, sinceramente es digno de lastima,
Seguiremos luchando y que triunfe la razón , NO A LA MINA Y SI A LA VIDA, FUERA BERKELEY DE NUESTRA TIERRA